El poder del querer

Nos salimos de la élite. Nos adentramos en la modestia del deporte. Del, al fin y al cabo, más pura definición de este. Donde el espectáculo se evade. El lugar donde todo esfuerzo tiene la recompensa de la satisfacción. La ilusión de ser. Porque cuando eres, el fin está cerca. En esta ocasión, nos trasladamos un simple partido de instituto. ¿Y qué tiene que ver todo esto con la filosofía de Idaraya?

Ni NBA, ni ACB, ni Euroliga. Un partido de instituto. Todo sucedió en  febrero de 2006. Jason McElwain, un chico de 19 años le daba una auténtica lección al mundo. Pero pongámonos en situación. McElwain no era como los demás. Él, a diferencia de otros chicos de su edad, tenía un impedimento para poder relacionarse, algo ‘impepinable’ en el juego de  equipo. Jason era autista. El autismo es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por alteración de la interacción social, de la comunicación (tanto verbal como no verbal) y el comportamiento restringido y repetitivo.

Tres años antes de esto, Jason era algo así como lo que conocemos en España por utillero. Se dedicó a ayudar a sus compañeros durante estas temporadas en cada uno de los entrenamientos y partidos. Animaba, repartía agua, apuntaba datos… Lo dicho, un utillero al fin y al cabo. Pere ese mes, ese 2006, algo cambió. McElwain cuplió un sueño, debutó con su equipo, ese que llevaba viendo años desde la banqueta de suplente/ayudante. El público, en pie, no paró de ovacionar al chico durante su entrada al parqué.

El primer tiro fue un triple muy precipitado que no tocó aro… el segundo tiro tampoco quiso entrar pero el tercero sí, y a partir de ese momento algo mágico se apoderó del pabellón. Jason anotaba consecutivamente un triple tras otro hasta alcanzar 6 ante el delirio de la afición y de sus compañeros que saltaban de felicidad ante cada canasta. Los 20 puntos conseguidos en 4 minutos fueron toda una hazaña que permitieron a Jason conocer posteriormente a Oprah Winfrey, George Bush, Kobe Bryant o Magic Johnson. La hazaña de vencer, de la modestia. Del que querer ser. Del si quiero, puedo. Jason McElwain, ejemplo para todos.

@juancarnavacerr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s