Alemayehu Bezabeh, carrera por la vida

Queramos o no, hoy en día el devenir de una persona sigue estando fuertemente condicionado por su lugar de origen. Los que vienen de fuera, es decir, los inmigrantes, tienen bastantes menos posibilidades de desarrollarse y prosperar en un país que los nacidos en el mismo. En España, según un informe de la OCDE, el 40% de los inmigrantes es pobre (la segunda tasa más alta de pobreza relativa tras Grecia). Las dificultades en el mercado laboral, un nivel educativo bajo y la complicada aceptación social son algunos de los factores que han motivado esta deplorable situación. Además, los gobiernos de los países receptores no están haciendo demasiados esfuerzos en ayudar a los inmigrantes ni a sus hijos a integrarse. En resumidas cuentas: “el sueño europeo se ha desvanecido“.

Sin embargo, hay algunos afortunados que gracias a sus habilidades, sus dotes físicas o incluso su propia suerte, consiguen finalmente el objetivo con el que han estado soñando toda su vida. Pero para llegar a ello, no todo es un camino de rosas. La historia de Alemayehu Bezabeh es un fiel ejemplo de que luchando y esforzándote por tus sueños, pese a los obstáculos que te ponga la vida, puedes llegar a verlos cumplidos algún día.

Bezabeh carrera

La vida de Alemayehu en Etiopía era una vida como otra cualquiera. Sus padres eran funcionarios del gobierno y en casa no solían pasar apuros económicos. Pronto, alentado por su hermano Sisay, descubriría que el atletismo era una buena forma de abrirse paso en su país. Grandes atletas del panorama internacional eran originarios del país africano, y entre ellos el mejor fondista de todos los tiempos, Haile Gebrselassie. Esa devoción por el atletismo le impulsó a coger un avión rumbo a España en 2004 para correr su primera prueba en Zaragoza. Su hermano, en cambio, elegiría Australia como destino profesional.

Pero pronto Alemayehu descubrió la dureza de emigrar a otro país. Como un inmigrante más sin papeles, recurrió a un centro de la Comunidad de Madrid para solicitar ayuda y refugio. La respuesta que le dieron, desafortunadamente, fue de lo menos hospitalaria. Sin recursos para poder ni siquiera hospedarse bajo un techo, no tuvo más remedio que dormir en la calle durante un mes. Un parque de Cuatro Caminos sería su casa; los compatriotas africanos, sus compañeros de piso. Las ganancias que conseguía gracias a las carreras en las que participaba todas las semanas eran el único sustento que le permitía sobrevivir en tan difícil situación. Sin amigos, deambulando por las calles, sin ninguna esperanza posible. No podía seguir así. Estaba decidido a volver a Etiopía.

Fue entonces cuando apareció el centro de acogida para africanos Karibu y el padre Antonio Díaz. Aprender español y seguir corriendo (en las pruebas en las que no se le solicitaban papeles) eran sus objetivos más importantes a corto plazo. Sin embargo, sus métodos de entrenamiento eran muy anticuados. Demasiado esfuerzo, mala preparación.

Bezabeh corriendo

Algo anécdotico en su vida fue el hecho de desconocer su fecha de nacimiento. Tras una leve lesión que le hizo acudir a los servicios de salud, los médicos de un hospital madrileño comprobaron que además de no poseer papeles, no sabía exactamente cuál era su edad. Por ello, le realizaron un estudio radiológico que determinó que Alemayehu había nacido en 1986, por lo que tenía entre 21 y 22 años (posteriormente se tuvo acceso a su partida de nacimiento, figurando el 19 de septiembre de 1986).

Serían los entrenadores del Club Atletismo Bikila quienes descubriesen el potencial del joven etíope. Aunque su adaptación a los nuevos modos de entrenamiento -sesiones de gimnasio, descanso…- eran algo extraño e inusual para él, pronto demostró que su esfuerzo le llevaría a la élite. Pero había un gran impedimento para lograrlo: necesitaba que le concedieran la nacionalidad española.

De dormir en la calle a codearse con los mejores atletas españoles del momento -como Reyes Estévez- gracias a sus condiciones fisiológicas innatas. Alemayehu no tenía techo. Su elegante forma de correr hacía que en ocasiones pareciese que estaba volando. Rompía una y otra vez sus propias marcas. Pero su sueño no se quedaba allí, él quería darle a España una medalla en un Mundial o en unos Juegos Olímpicos“El atleta está siempre en guerra con la pista. Si eres arquitecto estás en guerra con los edificios, construyendo. Mi vida es correr. Sueño con ir a unos Juegos Olímpicos”.

Bezabeh medallas

Tendría que esperar hasta el año 2008, en los Juegos Olímpicos de Pekín, para hacerlo realidad. Compitiendo en la disciplina de 5.000 metros, logró clasificarse para la final y acabar en una más que meritoria undécima posición. Posteriormente vendrían triunfos en la Cross Internacional de Atapuerca (Burgos), en la de Venta de Baños (Palencia) e incluso un segundo puesto en la San Silvestre Vallecana. El año siguiente sería el de su consolidación como especialista de ‘cross‘ (campo a través), proclamándose campeón de Europa con el equipo español. No sería su último triunfo. El 4 de junio de 2010, en los Bislett Games (Oslo), batió el récord de España de los 5.000 metros lisos con un tiempo de 12:57:25. Había conseguido bajar de los 13 minutos, algo realmente complicado para un atleta prácticamente debutante.

El 9 de diciembre de 2010 fue detenido como parte de la Operación Galgo cuando presuntamente acudía a realizarse una autotransfusión con sangre que se había extraído a mediados de noviembre. En primera instancia el Comité de Competición de la Federación Española de Atletismo solicitó la sanción de un año para el atleta, absolviéndole de la infracción de “tentativa de dopaje” poco después. Alemayehu fue el único atleta que confesó a la federación su implicación, aunque sostuvo que cuando el doctor León le extrajo la sangre pensaba que era para una analítica. El caso se revisó y Alemayehu fue sancionado con dos años de suspensión y una multa de 3000 euros por dopaje.

En 2013, tras finalizar la suspensión, volvió a recuperar el título europeo de cross en Belgrado, en una carrera que dominó de principio a fin. Se reivindicaba de la mejor forma posible, haciendo lo que antes era solo un sueño y tiempo después se convirtió en realidad: correr y ganar

@Diego_Alonso23

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s