El secreto mejor guardado de SEAT

Retrotaigámonos a la infancia. ¿Qué niño no soñó con disponer durante un día de un parque de atracciones en exclusiva? Los anhelos por disfrutar estos centros de ocio fueron transformándose con el paso de los años y, donde antes existían montañas rusas y caídas libres, ahora se dibujan chasis y carrocerías. Al menos, es lo que ocurre en la Zona Franca de Barcelona, donde nos encontramos con la monumental Nave A-122 de SEAT, un lugar mágico repleto de tesoros en forma de vehículos, y en donde la marca española almacena todos sus vehículos de competición junto a la colección de coches históricos y de concept cars.

El apartado de automóviles de competición de SEAT se inicia con el más clásico, el más respetado y el más importante de toda la colección: el Fórmula 1.430, una auténtica joya sobre ruedas que ha sido repintada con este color rojo Emoción (en sus orígenes, este monoplaza se ‘vestía’ de un precioso color azul). Y es que los monoplazas de carrocería roja no siempre llevan serigrafiado en su parachoques delantero la imagen del Cavallino Rampante.

eueueue

El turno en la colección es ahora para el SEAT Panda del Grupo 2 con el que realizó sus primeras buenas marcas en el mundo del rally un piloto madrileño, Carlos Sainz, no sé si les sonará su nombre. La fila de la nave A-122 prosigue su camino con los Ibiza Kit Car, campeones del mundo de rallies en la categoría de dos litros en los cursos 1997, 1998 y 1999; los modelos del Córdoba WRC con los que la marca intentó, sin éxito, el asalto a la máxima categoría de los rallies y los Ibiza Bimotor y Marbella G Proto de los rallies de tierra de los años 80.

Tras ellos, nos encontramos con el abrumador SEAT Toledo Marathon con el dorsal 214 en su portones laterales y unas líneas anaranjadas y blanquecinas, propias del patrocinador de aquel proyecto de raids que no llegó a buen puerto, Repsol. A muy pocos centímetros del Toledo se reflejan las luces de los bólidos de circuito, entre los que encontramos al León TDi campeón del mundo de turismos o los GT, una trilogía integrada por el fantástico Toledo Silueta, el Córdoba del Campeonato francés y el espectacular Cupra GT.

ueueue

No obstante, entre el Fórmula 1.430 y el Panda del Grupo 2, existe un vacío que los responsables de la colección de automóviles de SEAT han planeado completar. Para ello, se han propuesto recuperar los famosos ‘taxis’, campeones de España de rallies durante diez largos años y el SEAT 124 FL, con el que Antonio Zanini subió al podio de Montecarlo en 1977, lo que significaba el primer gran resultado de un piloto y de una marca española en el mundo del rally a nivel internacional.

En la zona de modelos pendientes de restauración, existe un vehículo que, en cuanto regrese a la vida y a lucir brillante su carrocería, será uno de los modelos más originales de la colección. Se trata de uno de los dos SEAT 131 Silueta de Grupo 5, que el Departamento de Competición de la marca nacional fabricó para conquistar el Campeonato de España de Circuitos y que corrió con Salvador Cañellas y Santiago Martín-Cantero a los mandos, entre otros míticos de las cuatro ruedas.

3

Volver a ser niños. Eso es lo que genera la Nave A-122 de SEAT en los aficionados al mundo del motor. Miles de caballos, de potencia extrema, almacenados en una nave de la Zona Franca de Barcelona. Miles de recuerdos, de triunfos y fracasos, guardados en los terrenos de lo que fue la primera planta de la marca española. Miles de sueños que recorren el cuerpo de aquellos que conocen un lugar, cuando menos, mágico.

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s