La sonrisa número 4 del mundo

La sonrisa es tan bonita y tan pegadiza que hace que sonrías como una tonta al ver la felicidad que transmite. Y eso es lo que nos transmite la deportista de moda en el tenis femenino: Garbiñe Muguruza. Sonrisa constante tanto dentro de la pista como fuera. Característica suya que ha hecho que el público se haya rendido ante la jugadora allá donde va consiguiendo el cariño y el respeto en el mundo del tenis a sus 22 años.

Con doble nacionalidad, de padre español y madre venezolana, tuvo que decidir a finales del año pasado si quería defender la bandera rojigualda o la venezolana. Decide representar al país que reside desde los 6 años cuando su familia decidió apostar por ella para que se formara en Barcelona: “Fue difícil porque también era un tema familiar, pero deportivamente me he formado en España y llevo muchísimo tiempo ahí. Creo que fue lo más acertado y estoy muy orgullosa de estar aquí”.

Los críticos y la gente entendida ya la comparan con la gran Arancha Sánchez Vicario. No es para menos ya que se ha colocado la cuarta del mundo en el circuito WTA tras ganar el Abierto de Pekín. Garbiñe no podía ocultar su alegría por ganar su primer gran torneo. “Estoy realmente contenta. Han pasado muchas cosas en esta gira por Asia. Pero ha sido muy bueno poder vivirlo y aprender de todo. Y además al final he ganado una final y me he clasificado para Singapur. Han pasado muchas cosas y tenía que calmarme. Creo que he crecido con todo esto. Espero tener unos días para descansar y apreciar lo que hemos conseguido”, añadió la tenista hispano-venezolana.  Además, se coloca a un punto de la gran María Sharapova. Que mejor regalo de cumpleaños por sus 22 años que colocarse entre las cuatro mejores.

Todos recordamos cuando se produjo un hecho histórico en el tenis femenino hispano, una española disputa una final de Wimbledon. La última que había jugado la final de Wimbledon fue Arantxa Sánchez-Vicario, que en 1996 perdió el partido decisivo ante la alemana Steffi Graf. Es decir, hace 19 años que no se celebraba esta fiesta tenística. Muguruza jugó contra la diosa estadounidense Serena Williams que nada pudo hacer ante la número uno del mundo. Hay formas de perder pero como lo hizo ella fue una auténtica lección de orgullo y garra que la hizo más ganar que perder. Con La Catedral rendida , Serena y todo el circuito dejó huella y se ganó el cariño de todos. Y es que, la plantó cara y no se lo puso nada fácil. La gente quería espectáculo y la apoyaba en los momentos claves del partido para que cogiera fuerzas. Pero Serena demostró una vez más porque es la mejor y acabó con la hispana-venezolana. “Tienes muy pocas oportunidades con Serena. Tiene que ir todo muy rodado porque si no, en esa milésima de tiempo que puedas dudar ella te fulmina. He estado muy cerca, pero hay que estar muy fina”, declaró tras pasar por el vestuario Muguruza. “Han sido dos semanas de muchas emociones, pero me voy feliz de aquí”, decía la nueva referencia del tenis femenino español. “En un sitio así, en una situación como esta, ganes o pierdas disfrutas. La gente ha sufrido, me ha apoyado y yo lo he sentido”, relataba Garbiñe.

Su pasión por el tenis le lleva desde los 3 años cuando empezó a empuñar la raqueta y a practicar con sus hermanos Asier e Igor allí en Venezuela. Después, a los 6 años la familia se traslada a Barcelona para que siguiera con el tenis.

Su juego agresivo pero a la vez con control la ha llevado a estar entre las mejores. Lista e inteligente a la hora de jugar los puntos. Conoce a sus rivales y machaca sus puntos débiles para que pueda sacar a la luz su demoledor drive. No la importa jugar un punto largo ya que lo trabaja y espera el momento adecuado para atacar. La paciencia es esencial en el tenis ya que se deben de trabajar los puntos si quieres llevarte el partido. Va por el camino correcto para convertirse en una leyenda.

Cabe decir que el próximo 26 de octubre será la número 3 del mundo ya que ese día el sistema de puntuación del circuito femenino restará a María Sharapova, ahora tercera, los 370 puntos de su última participación en el ‘round robin’ del torneo de maestras. De esta manera, Garbiñe logrará la mejor posición de su carrera e incluso podría terminar el año inmediatamente por detrás de Serena Williams, número 1, en función de un buen resultado en Singapur combinado con una pronta eliminación de Simona Halep, segunda.

La ilusión en las chicas la empezó Carla Suárez pero es Garbiñe con quién todo el mundo está depositando todas sus esperanzas para ser la próxima Arancha Sánchez Vicario o Conchita Martínez. Ya era hora que llegara una tenista que ilusionara a las jóvenes.

¡Suerte , Garbi!

@IreneGmez17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s