Liverpool-Everton, el derbi de Merseyside

El condado de Merseyside, al noroeste de Inglaterra, es un rincón único de las islas británicas. Allí nacieron John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr, los miembros de la mejor banda de pop-rock de la historia: The Beatles. Regado por el caudaloso río Mersey, el condado se compone de cinco áreas metropolitanas: Knowsley, Sefton, St Helens, Wirral… y Liverpool. En la urbe de The Beatles se respira fútbol por los cuatro costados. Anfield Road y Goodison Park, son sus catedrales. Y el choque Liverpool FC-Everton FC, se erige como el derbi más apasionante de Inglaterra.

Nuestro viaje a través del tiempo nos lleva a la Inglaterra de 1980. Los estadios ingleses eran algo más que el circo romano del siglo XIX. Fueron el embrión político —y democrático— del país británico. Y es que la Reform Act del año 1867 otorgaba el derecho a los asistentes de los partidos de fútbol a votar en los comicios de tipo local y nacional. Así, el aforo de los campos del Liverpool FC (fundado en 1892) y del Everton (nacido en 1878) oscilaba entre las 10.000 y las 15.000 localidades, de una población total de 23.000 personas. Desde que el balón echó a rodar, el fútbol y la política han ido de la mano.

Elementos políticos aparte, la rivalidad entre los clubes del condado de Merseyside tiene nombre y apellidos: John Houlding. Pero, ¿quién era este hombre? Corría el año 1878 y en la ciudad de Liverpool se creó un club llamado Saint Domingo’s en honor a una parroquia, aunque con el paso de los años pasó a denorminarse Everton FC. El conjunto británico jugaba sus partidos en unos campos que había en Stanley Park. No obstante, el deporte rey iba teniendo más notoriedad en la sociedad británica y pronto estos terrenos se quedaron francamente pequeños. Por ello, John Houlding, presidente del club, había echado el ojo desde hacía tiempo a unas parcelas que había en Anfield Road. ¿Les resulta familiar el lugar?

Liverpool

Houlding no compró las parcelas para el club, sino que las adquirió para él mismo y decidió alquilárselas al equipo. Este hecho, pese a no convencer al resto de miembros de la junta directiva, se acabó dando por bueno ante la necesidad de ampliar sus localidades. El número de aficionados del Everton creció de manera exponencial y el máximo directivo del club tenía un negocio redondo: sacaba una cantidad importante de dinero alquilando Anfield Road y, como tenía un pub cerca del campo, los días de partido también ganaba un buen pellizco.

Sin embargo, la soberbia del presidente del Everton terminó por dinamitar su relación con el resto de directivos del club. Cansados del abusivo alquiler que les ofrecía Houlding, decidieron comprar para el club unos terrenos en Goodison Park. Así, Houlding, propietario de un campo en el que ya no jugaba ningún equipo, decidió fundar entonces otro club con la ayuda de John McKenna, el único del Everton que se quedó con él y no se marchó a Goodison Park. En 1892 se creó el Liverpool FC y en 1893 se apuntó al campeonato de Segunda División. La primera pugna entre ambos clubes se produjo el 3 de octubre de 1894, donde los toffes golearon al Liverpool por 3-0. No sería hasta 1897 cuando los reds obtuvieron su primera victoria en el derbi de Merseyside.

LIVERPPOL EVERTON

A principios del siglo XX ambos clubes compartían, incluso, el mismo programa el día de partido. Hoy día no existen estas diferencias de tipo político, social o religioso que dividan ambas aficiones, aunque durante muchos años sí que hubo una división sectaria en la ciudad. Décadas más tarde, durante los años 1950 y 1960, el Everton FC era señalado como el club católico por contar con importantes jugadores de Irlanda como Tommy Eglington, Peter Farrell y Jimmy O’Neill, así como el entrenador Johnny Carey. Por su parte, el Liverpool FC era popularmente conocido como el club protestante por no firmar a un católico irlandés hasta la llegada Ronnie Whelan en 1979. Sin embargo, esto nunca fue una causa de división entre ambas aficiones como puede ser en el caso del Celtic y el Rangers. De hecho, ambas escuadras tienen gran número de seguidores entre los presbiterianos del norte de Gales y los católicos de Irlanda.

Durante la década de los sesenta, los clubes de la ribera del Mersey solían adornar sus vitrinas con los trofeos domésticos. Sin embargo, la escalada del Liverpool se produjo entre los años 70 y 80. Tanto fue así, que el Everton no conquistó un título entre 1970 y 1984. La década en la que Richard Nixon dimitió por el Escándalo Watergate y la música disco se adueñó de los pubs, los reds se hicieron fuertes en el Viejo Continente.

La entrada en el siglo XXI acabó por consolidar al Liverpool como el rey del condado. Prueba de ello es que en la temporada 2001/2002, el Liverpool terminó mejor clasificado que el Everton por 15ª temporada consecutiva. Su éxito se vio acrecentado con la llegada de Rafa Benítez (2004) al banquillo de Anfield. La conquista de la Champions League ante el AC Milan un curso después elevó al Liverpool FC a la gloria europea.

2

El derbi de Merseyside es el único caso mundial en el que ambos partidos se juegan en un determinado orden preestablecido. El acuerdo se estableció en 2003, cuando se decidió que el primer derbi de cada temporada se jugara en Goodison Park y y el segundo en Anfield. Esta relación contractual asegura una planificación seria de cara a la venta de derechos televisivos con la cadena Sky. Todo cerrado, todo redondo. Un derbi al más puro estilo inglés. Como mandan los cánones. Una rivalidad histórica del condado del Merseyside. Liverpool-Everton, la esencia del fútbol británico.

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s