La leyenda Ye-Yé

Al morir puedes o ser recordado o ser olvidado. Si eres olvidado es que no has hecho nada en la vida que haya marcado a alguien para que te eche de menos. Pero cuando  eres recordado puede ser por buena persona a nivel familiar y amistad, o puede ser por algo que has hecho que ha marcado tanto que al morir te llore todo el mundo: familiares, amigos, gente desconocida. Y eso, te hace convertirte en una leyenda. Llegas tanto a la gente que te consideran como un hijo más, un hermano más o incluso un amor más que lloran como haber perdido a un ser querido a pesar de no haberte conocido.

Las personas cogen cariño a los demás por aquello que les ofrecen. Alegría, tristeza, llantos… emociones que te ayudan a evadirte de todo lo demás. Te conviertes en leyenda cuando has marcado una era ya estés vivo o muerto pero, una cosa está clara, siempre perdurarás en el tiempo sin ser olvidado.

El madridismo está de luto porque ha fallecido físicamente Ignacio Zoco. Digo físicamente porque su alma sigue patente entre los madridistas por siempre y , por ello, nunca ha muerto.

Navarro que soñaba con vestir la camiseta blanca y deslumbrar en el Bernabéu. Al ver un partido del Osasuna goleando al Sabadell en El Sadar (6-2) decidió jugar al fútbol. Su tío le doy tres duros aquella tarde y se lo gasto en aquello que más le hacía feliz: el fútbol. Tras defender la camiseta de diferentes equipos de Navarra llegó al Osasuna, el equipo por excelencia navarro. Pero el tenía un sueño: jugar en el Real Madrid.

A sus 22 años ya destacaba entre los rojillos. El seleccionador español de aquella época, Pedro Escartín, le convoca y en una de las concentraciones recibe la llamada que más esperada, la del conjunto blanco. Rechazó ofertas del Atlético del Madrid y Barcelona. Pero hasta pasado un año no se iba a incorporar al equipo ya que permaneció cedido en el Osasuna este tiempo. En el 62 ya era jugador blanco bajo las órdenes de Miguel Muñoz donde iba a estar 12 temporadas.

Poco a poco con su trabajo en los entrenamientos y su gran acierto en las oportunidades que le daba el entrenador convenció no solo al míster si no a la afición consolidándose en el 11 titular. Empezó como centrocampista junto a Muller y  Pirri y luego como defensa central.

El 21 de junio del 64 se celebra la final de la Eurocopa que enfrenta a España con la URSS. La Selección Española de fútbol gana la primera Eurocopa de la historia en el cual Zoco fue partícipe para que ocurriera. Su segundo mayor éxito fue en el 66 cuando gana con el Real Madrid la sexta Copa de Europa del connjunto blanco frente al Partizán de Belgrado. En aquella época el Madrid era imparable y no tenía prácticamente adversario consiguiendo en tan solo 10 años 6 Copas de fEuropa. Además, 5 fueron consecutivas (del 56 al 60).  Zoco pudo ganar una primera en el 64, año de la Eurocopa, pero no pudo ser ante el Inter de Milán de Helenio Herrar y Sandro Mazzo que acabaron con el Real Madrid de Miguel Muñoz y Di Stéfano, dejando paso al Madrid Ye-Yé del que Zoco fue pieza importante. Esa final ante los italianos permaneció en el recuerdo de Zoco, de quien se cita una de sus frases más celebres: Gané dos veces la Copa de Europa: Una moralmente frente al Inter de Milán y otra ante el Partizán”.

Se quiso retirar de los campos de fútbol tras el batacazo del 5-0 del Barcelona de Cruyff: “no quiero seguir como jugador”. Pero meses después levantó la Copa ganando 4-0 al Barcelona donde Grosso le cedió el brazalete de capitán para que la levantara. Se despidió del Bernabéu como jugador en el 74 en un partido homenaje contra el Panathinaikos: “El Real Madrid es lo más grande que le puede pasar a un futbolista. Es una honra e imprime carácter. Jamás ha faltado a una palabra conmigo, es una casa bien avenida.

“Fue un jugador serio y seguro. Iba a por cada balón como si fuera el último, pero ello no le impedía mantener un profundo respeto por el rival. Los que jugábamos por delante de él avanzábamos seguros”Afirma Pirri, jugador y amigo de la leyenda que formó parte del equipo Ye-Yé.

“Tanto él como yo sabíamos que nuestra relación con el Real Madrid no podía acabar tras colgar las botas. Después de muchas tardes de veraneo juntos, volvimos a compartir banquillo. Él, como delegado; yo en el cuerpo médico. La historia volvió a juntarnos, si es que alguna vez nos había separado. Fue esta una manera de mantener vivo el fútbol que dejamos. La batalla sigue siendo de once contra once, pero los clubes han mudado en empresas, imbuidos por el cambio que ha dado la vida en general. Podrán venir otros Ronaldos o Messis, pero difícil será que lleguen nuevos Zocos a un club tan grande como el Real Madrid”. Culmina Pirri en un artículo escrito en el periódico EL MUNDO tras el fallecimiento de su amigo.

@IreneGmez17

 

y

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s