Tamudo, leyenda periquita

Más allá de las cifras, cuándo la carrera de un deportista llega a su fin, hay otros aspectos que hay que valorar. En el caso de un futbolista, el recuerdo que haya dejado entre los aficionados de los equipos cuya camiseta haya defendido. Un aspecto intangible, pero en muchos casos más importante que los fríos datos que ofrecen las tablas de estadísticas. Si alguien reuniese a aficionados del RCD Espanyol y se les pone sobre la mesa el nombre de Raúl Tamudo, no oirá malas palabras del exdelantero perico.

Nacido en 1977 en Santa Coloma de Gramenet, Raúl Tamudo es, por méritos propios, una leyenda para los aficionados del club barcelonés. El delantero es parte importante en la historia del Espanyol, puesto que los récords de jugador con más partidos disputados en el club y de máximo goleador de la historia de la entidad catalana. Pero, más allá de eso, hablamos de uno de los símbolos más reconocibles de los más de 100 años de vida del RCD Espanyol.

tamCanterano de la prolífica cantera periquita, Tamudo debutó con el primer equipo del Espanyol en el año 1997 tras destacar en las categorías inferiores. Fue en Alicante, y ese día ya demostró que tenía duende: debut con gol incluido. Sin embargo, a pesar del gran estreno, Raúl no logró asentarse tan fácilmente en el equipo y tuvo que marcharse cedido durante dos temporadas consecutivas para adquirir experiencia. Tras foguearse en Vitoria primero, y Lleida después, Tamudo estaba listo para volver al equipo de sus amores. La campaña 1999/2000 fue la primera en la que se destapó como un gran punta y tuvo unas buenas cifras goleadoras en un Espanyol que acabó en Liga en la decimocuarta posición pero logró llevarse la Copa del Rey. La final, frente al Atlético, dejó unos de los grandes momentos de la carrera de Tamudo. Toni, portero colchonero, botaba la pelota antes de un saque en largo y el delantero catalán, que rondaba por ahí, se la arrebató con la cabeza en uno de esos botes. Gol paradigmático de lo que era Raúl Tamudo como delantero.

Dentro de la multitud de momentos que ha vivido el barcelonés a lo largo de su carrera, hay unos pocos que destacan y serán asociados por siempre a su figura. Quizá el que más fue el que la prensa bautizó como “Tamudazo”. Penúltima jornada de la Liga 2006/2007. Simultáneamente, el Real Madrid de Capello pierde en Zaragoza y el FC Barcelona gana en su estadio en el derby barcelonés al Espanyol. De repente, llega la locura. Van Nistelrooy empata para el Real Madrid en territorio maño. Segundos después, Rufete filtraba un perfecto pase en profundidad para Raúl Tamudo, que batía a Valdés y esterilizaba el pinchazo blanco. El “23” blanquiazul fastidiaba en casa del mayor rival la opción de llevarse una Liga y se la ponía en bandeja al conjunto madridista.

 Si antes hablábamos del gol de Tamudo en la final de la Copa que ganó en Espanyol en 2000, también es digna de nombrar la final de este mismo torneo en el año 2006. En el Santiago Bernabéu, el conjuto dirigido por Lotina arrasaba al Real Zaragoza en la final. Tamudo dejó su sello en este histórico triunfo, pues fue el encargado de abrir el marcador en el minuto 1. Pero no todas las finales son de buen recuerdo para el punta de Santa Coloma de Gramanet. En la Copa de la UEFA 2006/2007, un sorprendente Espanyol se medía al Sevilla por el trono continental. Tamudo no pudo marcar y los andaluces acabaron ganando aquel torneo en penalties tras el 2-2 final.

Tras la dura decisión de abandonar el equipo de sus amores, Tamudo emprendió una serie de aventuras por otros equipos. Real Sociedad, Rayo Vallecano, Pachuca y Sabadell contaron en sus filas con el mito perico. En Vallecas siempre será recordado por anotar un gol vital en el descuento del último partido del curso 11/12 que valió una permanencia. No nos vamos a olvidar de que Tamudo ha sido internacional con la Selección Española en 13 ocasiones, con un bagaje de 5 goles (incluido 1 en un Dinamarca-España de 2007 considerado como el inicio del “tiki-taka”).

Ahora, el mito se ha retirado. Su capitán durante varias temporadas, el hombre que tantas tardes de gloria ha brindado a los aficionados al Espanyol no jugará más. En la historia del club periquito quedará como el hombre con más partidos y más goles hasta que alguien diga lo contrario en el campo. En el recuerdo de la familia del club barcelonés, como un hombre que amaba a su club, dio mucho por él y único e irrepetible.

@Cristiangm11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s