#SoñarEnGrande: la selección española de fútbol femenino

Por todos es sabido que en España, por suerte o por desgracia, el fútbol es y seguirá siendo durante algunos años el deporte ‘rey’. A diario podemos ver como el fútbol acapara las páginas de los periódicos de mayor tirada de nuestro país, ocupa casi en su totalidad la sección de ‘Deportes’ de las principales cadenas generalistas o incluso llega a estar tan presente en los medios que en ocasiones se mezcla con asuntos de política o de sociedad. Pero esto no es algo casual. Los grandes éxitos cosechados por los clubes españoles en competiciones europeas durante los últimos años, sumado a la consecución de un Campeonato del Mundo y dos Eurocopas por el combinado nacional en el periodo 2008-2012, han marcado un antes y un después para el fútbol español. Desde entonces, por fin, supimos lo que era ganar.

Dicho esto, cuando decimos que el fútbol es el deporte ‘rey’ debemos matizar que hablamos del género masculino. Y es que en un país donde miles de niñas también sueñan con ser futbolistas, tristemente, al fútbol femenino aún le queda mucho por hacer para poder ser considerado así. A diferencia de su homólogo masculino, en España no hay una liga profesional ni los estatutos de la Federación contemplan siquiera la existencia de licencias profesionales para las mujeres -pese a la existencia de dos grandes competiciones a nivel nacional, la Superliga y la Copa de la Reina-.

Selección española 1

Pero que el fútbol femenino español no sea profesional no significa que no pueda llegar a ser de élite. Y prueba de ello es la gran selección española de fútbol femenino que representa a día de hoy a nuestro país. Fue creada oficialmente por la Real Federación Española de Fútbol en 1983, aunque ya estaba formada en la semiclandestinidad desde los años 70 por Rafael Muga (quien también había organizado el primer partido de fútbol femenino en España). El primer partido (amistoso) de la selección tuvo lugar el 21 de febrero de 1971 frente a Portugal en el Estadio de La Condomina con resultado de empate a 3. Pocos meses después, jugaría su primer partido en el extranjero contra la selección italiana en el Stadio Comunale de Turín. Aunque no se les permitió portar el escudo en la camiseta ni sacar la bandera española, sí tuvieron la ocasión de escuchar el himno antes del pitido inicial.

Al margen de la Federación y con apenas un año de existencia, España fue invitada al Mundial de México de 1971, pero finalmente no llegó a disputarlo por prohibición expresa del entonces presidente de la RFEF José Luis Pérez-Paya. Una selección, la española, en la que destacaba especialmente Conchi Sánchez, la ‘Amancio’ -como era conocida por su afinidad al Real Madrid y al veterano futbolista merengue-. Tras el ansiado consentimento por parte de las altas instancias del fútbol español, se disputaría el primer partido oficial el 5 de febrero de 1983, también contra Portugal pero esta vez en la localidad pontevedresa de La Guardia. Teodoro Nieto sería el elegido para ocupar el banquillo del combinado femenino hasta 1988, cuando tras el nombramiento de Ángel María Villar como presidente, sería relegado por el longevo Ignacio Quereda.
Selección 2010

Pese al crecimiento exponencial que ha sufrido el equipo en cuanto a calidad y técnica individual desde entonces, los resultados no han sido los mejores para una selección que no puede ser comparada aún con la capitaneada por Iker Casillas. El mejor resultado cosechado por las españolas hasta el momento: las semifinales de la Eurocopa de Noruega y Suecia en 1997. Caso opuesto a los éxitos logrados en categorías inferiores, donde ganaron la Eurocopa sub-19 en 2009 y fueron finalistas tanto en el Mundial sub-17 de 2014 como en la Eurocopa sub-19 celebrada este mismo año.

Pero esto no fue suficiente para las inconformistas ‘guerreras’, que en septiembre de 2014 lograban, por primera vez en su historia, la clasificación para el Mundial de Fútbol de Canadá 2015. Una clasificación que aunque se cerró con 9 victorias y un empate (42 goles a favor y 2 en contra), no fue para nada fácil. La victoria por 2-0 en Madrid y el empate a 0 logrado contra Italia en Vicenza (bajo el lema #soñarengrande) encarrilaron en gran medida el pase al Campeonato Mundial, que se certificó en Rumanía el 13 de septiembre. Dos goles de Natalia Pablos confirmaron que por primera vez España jugaría un Mundial. Por fin se recogían los frutos de muchos años de trabajo. Sin lugar a dudas, un enorme éxito con el que la selección femenina logró un hito y que, a buen seguro, popularizó en gran medida su repercusión mediática en nuestro país.

Sin embargo, las expectativas tan altas que la prensa española tenía depositadas en ellas se esfumaron al ver como caían inexplicablemente en la fase de grupos, tras no conseguir unos resultados favorables contra rivales como Costa Rica (1-1), Brasil (0-1) y Corea del Sur (2-1). Varios fueron los factores que ocasionaron esta pronta eliminación: una planificación insuficiente, la falta de aclimatación, bajas inesperadas en el cuerpo técnico, la autosatisfacción de vivir la experiencia o la mala suerte en momentos decisivos.

Jugadoras busLos malos resultados trajeron consecuencias inmediatas en el seleccionador Ignacio Quereda, que se vio obligado a renunciar a su cargo tras la publicación de un comunicado firmado por las 23 jugadoras internacionales, en el que se denunciaban las carencias en la preparación de la cita mundialista así como la petición de “un cambio”. Como declaró la portera Ainhoa Tirapu: “Creemos que  esta etapa se ha terminado y que es el fin de un ciclo“. El hasta entonces joven seleccionador de la sub-19, Jorge Vilda, se ponía al frente de un combinado nacional femenino cuya batuta llevaba 27 años en manos de Quereda. Eso sí, las chicas se despidieron del Mundial con la cabeza alta y demostrando ante el mundo que el fútbol femenino español no va a parar de crecerVero Boquete, Vicky Losada, Natalia Pablos o Alexia Putellas son en la actualidad algunas de las integrantes de un equipo que está destinado a hacer historia.

Es verdad que a pesar de los avances sigue habiendo un enorme abismo entre España y otros países en cuanto a repercusión mediática, reconocimiento y aceptación social, que las dietas de 25 euros diarios son insuficientes para unas futbolistas de alto nivel y que aún queda un largo camino por recorrer. Sin embargo, hazañas como las logradas por esta selección son las que motivan cada vez a más mujeres a reclamar esa igualdad en el deporte que tan merecida tienen. No hay duda de que estas ‘soñadoras’ seguirán dando guerra muchos años más.

España en Canadá

@Diego_Alonso23

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s