Apasiónate

Por: Ana Rodríguez Troyano.

Si tuviera la oportunidad de volver a elegir entre el fútbol y tener la oportunidad de disfrutar de la vida. Supongo que volvería a elegir el fútbol. Digo supongo porque más de una y mil veces me hubiera gustado empezar de nuevo y elegir otra forma de complicarme la vida. Pero, lo cierto es que nunca hubiera cambiado este aprendizaje. Nunca hubiera aprendido a sufrir así sino fuera por él. Nunca hubiera sentido tan de cerca cuál es el sentido del compañerismo. Nunca. Cuando digo nunca es nunca. Porque nunca he estado tan al borde del precipicio como cuando decaes dentro del verde y a tu lado existe una mano —esa mano— para decirte que te levantes, que somos mucho más que eso y que si estamos aquí es para ayudarnos. Nunca he podido llegar a comprobar tan de cerca cuál es el sentido de la empatía. Si somos grandes somos gracias a nosotr@s, gracias al equipo.

troyanoNo sé cuantas veces habéis intentado dejarlo o escapar de él, y seguro que otras muchas tantas en las que habéis vuelto, porque es imposible escapar de lo que está en todas partes. De vez en cuando nos decimos que no servimos para esto o que somos demasiado débiles o, simplemente, las decepciones nos afectan —a unas personas más que a otras—. Lo que vengo a decir es que el fútbol –a veces— decepciona. Mucho. He dejado tanto de mí en todo esto que ya no sé si me reconozco en el espejo o cada vez que toco un balón. Lo que sí sé es que me he reconocido tantas veces bajo unas botas de fútbol y un balón como otras tantas en las que me he desconocido. Me he reconocido tanto en el verde de un campo de fútbol que, en ocasiones, me cuesta salir de él y otras tantas en las que cuesta demasiado pisarlo. Por eso es tan grande todo esto, porque te quita todo lo que te da. Y ya sabemos que el ser humano es tan peculiar que es justo eso lo que quiere. Quiere lo que no tiene y tiene lo que no quiere. Y durante la vida, el fútbol te da eso. Te da decepciones. Te las quita. Te da vida y, también te la quita.

Lo importante en todo esto es que nunca dejes de ser tú. troyano3Ni cuando decaigas. Reconócete siempre. Que sigas caminando y corriendo por el verde bajo la atenta mirada de un balón y sepas que eres tú en todo momento. Porque el fútbol te forma. Te da figura. Te da valores y, al fin y al cabo, te hace ser quien eres. Para mal o para bien. Te dice lo que está bien y lo que está mal. Te dice que debes de hacer y que no. Por eso amo la finalidad este deporte, quien lo desconoce no sabrá de lo que hablo, es el fútbol que vives desde el principio de todo. El primer día que coges un balón. Con tus amigos. Con tu familia. Contigo. Gracias fútbol por descubrirme.

Ahora. Después de todo. Apasiónate, porque el fútbol es eso, pasión. Seamos pasionales. Nunca hagáis nada sin pasión. Que la pasión invada vuestras arterias. Que la pasión hace que todo fluya. La pasión nos mueve por encima de todas nuestras posibilidades y sobre todo por encima de nosotros mismos. Apasiónate. Y reconócete en esta pasión que es el fútbol. Apasionémonos.

@AnaaTroyano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s