A la séptima fue la vencida

A pesar de las grandes generaciones de jugadores de las que ha disfrutado España en el ámbito baloncestístico, hasta 2009 la ÑBA no logró reinar en Europa. El combinado español, que ya era campeón del mundo, logró por fin el ansiado Eurobasket en la cita polaca disputada aquel año.

En 2007, España organizó orgullosa el Eurobasket. Su selección, un equipo comandado por grandes jugadores (especialmente por Pau Gasol), llegaba con el cetro de campeona mundial. Los pupilos dirigidos por Pepu Hernández habían logrado un año antes una gesta impresionante para el país. Por vez primera en la historia, España podía presumir de que su selección de baloncesto era campeona del mundo. Ya se habían cosechado algunos metales de gran valor, pero el torneo mundial ganado en Japón era un hito sin precedentes. En este contexto, los aficionados españoles esperaban lograr también el primer oro europeo de la historia en casa. Sin embargo, y contra todo pronóstico, Rusia frustró las esperanzas españolas en la gran final disputada en Madrid.

gasolfotomvpPor ello, la edición del Campeonato de Europa del año 2009, se esperaba como una oportunidad única de resarcirse del tropiezo dos años atrás. Polonia era el anfitrión es esta ocasión. El equipo español estuvo formado en aquella cita por: Ricky Rubio, Carlos Cabezas, Raül López, Juan Carlos Navarro, Sergio Llull, Rudy Fernández, Víctor Claver, Alex Mumbrú, Felipe Reyes, Marc Gasol, Jorge Garbajosa y Pau Gasol. Tres jugadores que jugaban por aquel entonces en la NBA y Pau como gran estrella de un conjunto compensado y con mucho talento. Un conjunto con el nivel y la voracidad necesarios como para ganar al fin un campeonato que se había resistido durante tanto tiempo. Los inicios no fueron fáciles para nada. La siempre talentosa selección serbia doblegó en el primer encuentro a los de Scariolo por 66-57. Una derrota que ponía a España sin margen de error alguno para el resto de la primera fase. Gran Bretaña, un rival muy inferior, fue el segundo rival del combinado español. Sin embargo, la diferencia de nivel no se vio plasmada en el marcador, que terminó reflejando un escueto 84-76. La victoria se anotaba en el casillero español y daba confianza para la última cita de la primera fase, frente a Eslovenia en Varsovia. Un encuentro complicado frente a un rival que había derrotado a Serbia, verdugo español en la primera jornada.  La ÑBA superó a los eslovenos, no sin apuros, en un partido en el que despuntó Navarro con 21 puntos.

En la segunda fase, España quedó encuadrada en un grupo junto a sus rivales clasificados de la primera ronda y, junto a ellos, Lituania, Polonia y Turquía. El conjunto otomano derrotó a los de Scariolo, metiendo mucha presión para los dos partidos restantes. Al igual que sucedió en la ronda anterior, la ÑBA logró sacar adelante sus últimos 2 partidos frente a Lituania (84-70) y la anfitriona Polonia (68-90). Pase a cuartos de final como cuartos de grupo y enfrente la poderosa Francia, en un encuentro que pasaría perfectamente por la final del torneo.

Llegó el momento de la verdad y con él, el aumento de las prestaciones del combinado español. Pau Gasol se erigió en el gran líder que necesitaba el equipo. 28 puntos anotó el de Sant Boi en la exhibición española ante Francia, en un partido que parecía abocado a priori a un final ajustado pero que España tuvo bajo control durante los 40 minutos. Tony Parker, gran estrella gala, tuvo una discretísima actuación que demuestra mejor que nada la superioridad española. 66-86 al final y Grecia en semifinales.

El combinado heleno es siempre un combinado rocoso e incómodo para cualquier equipo. Su gen competitivo y luchador hace de ellos uno de los rivales más difícil del panorama baloncestístico. Un partido más o menos igualado hasta el descanso, pero que en el tercer cuarto se rompió del lado español.  Pau Gasol volvió a ser el máximo anotador del partido y máximo referente para los de Scariolo. El marcador acabó en 82-64, un resultado que daba el pase a la gran final a España.

españa 2009

Serbia, equipo que había ganado a los españoles en primera fase, volvía a encontrarse con España en el partido por el oro disputado en Katowice el 20 de septiembre de 2009. Una oportunidad de revancha para los de Scariolo y una ocasión inmejorable para lograr por fin proclamarse campeones de Europa. Una deuda histórica y un equipo voraz. Era el momento de ganar un Eurobasket tras haber perdido 6 finales a lo largo de la historia. El partido siguió la línea de las exhibiciones frente a Francia y Grecia. Un inconmensurable Pau Gasol (nombrado MVP del torneo) lideró a los hombres de Scariolo para lograr una paliza histórica con la que doblegaron a los serbios. 85-63 final y un primer puesto tan ansiado al fin al cuello de los jugadores españoles. Un baño de oro que cumplió al fin el objetivo de observar a  toda Europa desde lo alto del cajón. Scariolo y sus hombres lo habían hecho. A la séptima final fue la vencida.

@Cristiangm11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s