X-Fighters, un vuelo a golpe de gas

Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Diez de la noche, 10 de julio del 2015. Alejados del bullicio del centro de la ciudad, despegan de las extensas pistas decenas de aviones comerciales con destino a cualquier rincón del planeta. Las luces de navegación de las aeronaves iluminan el cielo de Madrid, una noche más. A tan solo unos kilómetros de allí, hacia el centro de la ciudad, otras máquinas sobrevuelan el cielo de la capital. No poseen luces de navegación, pero sí de posición y cruce. Carecen de alas, pero cargan motores que desafían las leyes de la física. Los peatones que circulan por la Calle Alcalá y la Avenida de los Toreros se muestran perplejos ante el ensordecedor ruido que generan las revoluciones por minuto de estos artificios. El sonido procede de la Plaza de Toros de Las Ventas y, como se habrá podido imaginar a estas alturas de la película, son las motos de trial del X-Fighters las que sobrevuelan Madrid. Una vez al año, el mundo de las dos ruedas toma el control del espacio aéreo… a golpe de gas.

El Red Bull X-Fighters es el torneo internacional de estilo libre de motocross más prestigioso del mundo. Nació en el año 2001, con cierto aroma a tauromaquia. Y es que, debido a la política de marketing de la empresa australiana de bebidas energéticas (tanto su marca registrada como su logotipo hacen referencia a un toro), los primeros espectáculos se celebraron en diversas plazas de toros. España y México, países con una extensa tradición taurina, albergaron las competiciones iniciales. En concreto, la Plaza de Toros de Las Ventas (Madrid, España), la Plaza de Toros de Valencia (España) y la Monumental Plaza de Toros (México, D.F., México) tuvieron el honor de ser las primeras sedes de esta vibrante competición. 

La expectación que generó este evento hizo que los organizadores del X-Fighters tomasen en consideración la posibilidad de explorar nuevos horizontes. Y lo hicieron a partir del curso 2007. Se decidió ampliar la competición adhiriendo otras sedes, como pabellones multiusos y estadios de fútbol en países donde la tradición taurina brilla por su ausencia. No obstante, la esencia de la tauromaquia no se pierde en ninguna ciudad: desde un chupinazo para dar comienzo al show, pasando por pañoletas blancas distribuidas por todo el graderío hasta capotes y muletas que atraen la atención de unas motos de cross con cilindradas endiabladas. 

Foto1

En el actual 2015, el Red Bull X-Fighters registra cinco apasionantes pruebas. El campeonato dio comienzo en los albores del mes de marzo en La Monumental de México. El australiano Clinton Moore se hizo con la victoria ante 42.000 aficionados entregados. No sería hasta junio cuando se disputase la segunda prueba. En este caso, los pilotos se trasladaron hasta la Cantera de Mármol de Dionisos, en Atenas (Grecia) donde, de nuevo, se proclamó campeón Moore. La festividad de San Fermín también se celebra en Madrid. Eso sí, sobre dos ruedas. Y es que la tercera prueba del calendario del X-Fighters tuvo lugar en Las Ventas. En esta ocasión, el francés Thomas Pagés se hizo con los 100 puntos que le permitieron salir por la puerta grande. Sin embargo, el campeonato no termina aquí. Por delante aun esperan dos sedes mágicas: En septiembre, los Union Buildings de Pretoria (Sudáfrica) y, un mes más tarde, el golfo de Arabia (Emiratos Árabes Unidos). ¡El show no se detiene!

Pero, ¿en qué consiste este espectáculo? Se preguntarán muchos de los no habituales del estilo libre de motocross. En primer lugar, hay que mencionar que el número máximo de riders (pilotos) es de 12 participantes. Todos ellos reciben puntos a la conclusión de cada prueba —siempre y cuando no les elimine el jurado del evento—. El primer clasificado recibe una bonificación de 100 puntos, el segundo obtiene 80 puntos y el tercero en discordia recibe 65 puntos. De la cuarta a la sexta posición, los pilotos restan 10 puntos en relación al piloto inmediatamente superior (desde el cuarto que obtiene 55 puntos, hasta el sexto que obtiene 35 puntos). A partir de ahí, desde el séptimo lugar a la duodécima posición, los riders restan 5 puntos en relación al piloto inmediatamente superior (es decir, desde el séptimo que suma 30 puntos hasta el duodécimo que suma 5 puntos).

En nuestro país, la pasión por el X-Fighters es una realidad. Prueba de ello son los tres pilotos españoles que compiten en este torneo: Maikel Melero, Christian Meyer y el sevillano Dany Torres, campeón del Red Bull X-Fighters en el año 2011. Además, el publico nacional nunca falla a la cita. Verano tras verano, observamos como la plaza de toros madrileña cuelga el cartel de “no hay billetes” y, cada mes de julio, 23.798 locos de las dos ruedas disfrutan de una noche donde la adrenalina y la gasolina se aúnan

Motos

Wilhelm Maybach y Gottlieb Daimler, los inventores de la motocicleta con motor de combustión interna (1885), seguro que soñaban con fabricar la máquina más rápida y excitante que jamás se pudiese imaginar. Lo que a finales del XIX no se podrían ni plantear estos ingenieros alemanes —y en pleno siglo XXI cuesta creer— es que las motocicletas tuviesen la capacidad de surcar los cielos. Para algunos, una mera fantasía. Para otros, una utopía. Lo único cierto es que, gracias a la magia del Red Bull X-Fighters, las motos sí que vuelan a golpe de gas

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s