Juan Dual: 7000 kilómetros contra el cáncer

“Camina dos años por la tierra. Sin teléfono, sin piscina, sin mascotas, sin cigarrillos. Libertad absoluta. Un extremista. Un viajero de lo estético cuyo hogar es el camino. Y ahora, después de dos años de caminata, llega la aventura final y más grande. La batalla culminante para matar al falso ser interno y concluir victorioso la revolución espiritual. Sin estar ya más envenenado por la civilización, él huye y camina solo por la tierra para perderse en la naturaleza.” 

wild

Lo cierto es que Juan ya era un aventurero curioso desde pequeño, en su clase le llamaban “El Paseante”. Esta cita de la maravillosa película “Into the wild” pudo ser la gota que colmó el vaso. En este caso, más que el vaso, fue una gran fuente lo que desbordó. Una fuente en la que se acumulaban acontecimientos y circunstancias que a cualquier otra persona podrían haber derribado. Pero él no estaba dispuesto a caer. 

Condenado a vivir un incesante vaivén de pruebas médicas debido a su heredada propensión al cáncer, Juan decidió tomarse la vida a su manera. Al fin y al cabo la sonrisa es una de las pocas cosas que no pueden intervenirse en un quirófano, lugar por el que ha pasado tres veces y donde estuvo cerca de perder la vida.

Nuestro “paseante” dejó su Valencia natal aun renqueante de su primera operación. El motivo fue académico, aunque el trasfondo amoroso le ayudó a partir. Sea como fuere, allí estaba él, estudiando enfermería y con una pareja de la ciudad condal. Encontró en su carrera y su posterior oficio la vía perfecta para canalizar esa ayuda al prójimo que desde pequeño profesaba.

Con 106 kilos, sin colon y llevando una vida totalmente corriente, llegó la intervención que cambió el rumbo de su vida. Probablemente para bien. Una rehabilitación dolorosa, sobre todo a nivel mental, acabó con Juan viajando a Japón con 50 kilos menos y sin saber cuál era el objetivo real de aquel viaje.

De calleEn Japón desaprendió, vivió dos meses con unos misioneros y se sacudió de encima toda la negatividad que, por desgracia, la mayoría de los occidentales llevamos encima. En este caso, se cumple de nuevo esa máxima que afirma que hay que sufrir y estar al límite para valorar lo que realmente tenemos, y no hablo de lo material. 

Japón fue solo el inicio. Fue, más bien, el inicio del inicio. A su vuelta empezó a correr, algo que no ha dejado de hacer hasta el día de hoy. Decidió poner rumbo a Reino Unido, desde donde pretende embarcarse en la aventura más grande de su vida, cinco meses de voluntario en Nicaragua y 7000 kilómetros de viaje en bicicleta desde este lugar hasta Ushuaia, conocido como “el fin del mundo”.

El objetivo del viaje es inspirar. Juan quiere cambiar su mundo, algo que ya ha hecho. Con esto pretende cambiar el de los que le rodean. Pretende plantar esa pequeña semilla que, gracias al “boca boca” y a las facilidades que otorgan las nuevas vías de comunicación, llegue a crecer lo suficiente como para despertar a aquellos que viven aletargados en lo que consideran una vida alegre, pero no es más que una forma cómoda y conformista de dejar pasar el tiempo.

Este es el inicio de una aventura que dura una vida, los 7000 kilómetros son solo un nuevo capítulo. Juan se dejará el aliento con el fin de demostrar que se puede salir de cualquier situación, por imposible que parezca. Además, ayudará económicamente con lo recaudado en las carreras que participe a la investigación contra el cáncer.

Tiene muy claro que quiere volver. Hace suya la frase final de la película mencionada al inicio: “La felicidad solo es real cuando es compartida”. Así que permanezcamos atentos, porque Juan tiene mucho más que compartir con nosotros, el camino no ha hecho más que empezar.

¡GRACIAS JUAN!

[En Revista Idaraya vamos a seguir de cerca cada paso. A través de nuestras redes sociales y las publicaciones en la web os contaremos donde está, qué está viviendo y qué siente. Una aventura de este calibre y con un fin tan inspirador merece ser difundida, nosotros seremos uno de los altavoces de “El Paseante”.]

@Rosadito14

Anuncios

Un comentario en “Juan Dual: 7000 kilómetros contra el cáncer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s