La pugna a orillas del Guadalquivir

Sevilla tiene un color especial. Sus estrechos callejones bañados por el sol, la Giralda o el puente de Triana, elevándose sobre el río Guadalquivir, hacen de la capital andaluza una ciudad mágica en el plano arquitectónico. Pero, ¿cuál es el color especial que tiene Sevilla? Algunas voces, como las del grupo Fondo Flamenco, afirman que Hispalis está teñida de verde y blanco, los colores de su Real Betis Balompié. Estos tres jóvenes sevillanos tuvieron la suerte de componer unos versos del sentir de la afición verdiblanca: “en la grada viva el Betis gritaré, luchando por mi equipo yo me dejaré la piel, esta noche quebraremos nuestra voz, perderemos las gargantas, esto sí es una afición. No perdemos la esperanza hasta el final, y hasta el último segundo no paramos de cantar. Soy del Betis tengo verde el corazón, yo blanca tengo el alma manquepierdas campeón”.

Otros, como el caso de El Arrebato, sostienen que la capital andaluza está bañada en rojo y blanco, los colores del Sevilla Fútbol Club, el equipo de sus amores al que compuso el himno de su centenario: “cuentan las lenguas antiguas que un 14 de octubre nació una ilusión, su madre fue Sevilla y le prestó su nombre, y para defenderlo le dio a una afición. Ejemplo de sevillanía, familia roja y blanca del Sánchez Pizjuán, mi corazón que late gritando ¡Sevilla!, llevándolo en volandas por siempre a ganar. Y es por eso que hoy vengo a verte, sevillista seré hasta la muerte, la Giralda presume orgullosa de ver al Sevilla en el Sánchez Pizjuán.”

Más allá de sentimientos y pasiones, es evidente que la capital andaluza respira fútbol por los cuatro costados. Históricos como Luis Fernández, Rafael Gordillo, Luis Aragonés, Julio Cardeñosa, Marcos Assunçao y Joaquín Sánchez del lado verdiblanco, o Manolo Jiménez, José María Busto, Davor Suker, Frederic Kanouté y Diego Armando Maradona por el bando rojiblanco, hacen de este partido una cita ineludible. Sevilla vs. Real Betis. Real Betis vs. Sevilla. Uno de los derbis más apasionantes, reñidos y coloridos de España y, posiblemente, de toda Europa.

Reyes_Joaquin_1

Con la eclosión del siglo XX, llegaron a Sevilla los primeros movimientos sociales contra la burguesía, la nobleza y el clero. La clase obrera y campesina, cansada de sus pésimas condiciones laborales, decidió organizarse y luchar por sus derechos. Así, el siglo que acababa de nacer sería la denominada centuria del pueblo. Y si existe un deporte ligado a la clase obrera, ese es el fútbol. Los sevillanos, conscientes de ello, fundaron a principios de siglo los dos equipos representativos de la ciudad andaluza. El primero en ver la luz del sol fue el Sevilla Foot-Ball Club, nacido en 1905 de la mano de José Luis Gallegos, presidente decano de la institución rojiblanca. Dos años más tarde, el presidente Alfredo del Castillo Ochoa funda, junto a unos estudiantes de la Escuela Politécnica, el Sevilla Balompié, el embrión del que será el actual equipo verdiblanco. Y es que tras una fusión con el Betis Foot-ball Club —creado en el año 1909—, nace en 1914 el Real Betis Balompié.

La primera batalla futbolística entre ambos equipos fue el 28 de noviembre de 1909, con victoria para los denominados, por aquel entonces, balompédicos. Sin embargo, la fecha del primer partido oficial no ha quedado bien definida un siglo después. Según apuntan los historiadores deportivos, este partido se disputó el 1 o el 5 de enero de 1910, con un marcador de empate a cero en la primera edición de la Copa de Sevilla, lo que posibilitó que el Sevilla Balompié se alzase con el título. No sería hasta el Día de Reyes de 1915 cuando se enfrentaron ambos clubes con su actual denominación —es decir, el Sevilla Fútbol Club y el Real Betis Balompié—. El triunfo cayó del lado verdiblanco por 1-0 en la disputa de la Copa de la Sociedad Artística Sevillana

LMaradona_Sevillaa rivalidad entre el Sevilla y el Betis se originó desde los primeros partidos disputados por ambas escuadras. La mecha que prendió el polvorín se encendió el 18 de febrero de 1915, cuando los equipos se vieron las caras. El fútbol dio paso a un espectáculo lamentable de agresiones entre los jugadores, lo que sumado a una invasión de campo por parte de la afición verdiblanca y sevillista, propició la suspensión del partido por decisión arbitral.

La Copa de Andalucía fue el torneo que midió a sendos clubes en los primeros cursos del siglo XX. La balanza se decantó de forma aplastante del lado rojiblanco, con un total de doce victorias sevillistas, cuatro empates y cuatro victorias béticas. Para el recuerdo, el 22-0 que el Sevilla endosó al Real Betis el 10 de marzo de 1918, un encuentro en el que el conjunto verdiblanco no pudo contar con sus mejores jugadores al estar cumpliendo el servicio militar

Tanto el Real Betis Balompié como el Sevilla F.C pasaron del ámbito regional al profesionalismo al adherirse a la Liga española en la primera temporada que se disputó (1928/1929). El comienzo de los enfrentamientos entre sevillanos en competición nacional se produjo en Segunda División, donde el conjunto verdiblanco se hizo con el triunfo tanto en el partido de ida (3-0) como en la vuelta (1-2). La buena racha de los béticos desencadenó en su ascenso a Primera División en el curso 1932/1933, mientras que los sevillistas permanecían en la categoría de plata. 

Con el fin de la fatídica Guerra Civil Española (1936-1939), el Sevilla F.C. endosa a su vecino las mayores goleadas registradas hasta el momento. Lo hizo tanto a domicilio —con un resultado de 2-5 el 4 de octubre de 1942— como en casa —por un marcador de 5-3 el 17 de enero de 1943—. No obstante, el Real Betis Balompié también puede presumir de haber goleado a su máximo rival. Este hecho se produciría el 20 de abril de 1980 cuando los béticos consiguieron la manita en casa ante un Sevilla roto. Lejos del fortín verdiblanco, se lograría un 0-3 el 22 de diciembre de 1996. El día en el que el Sánchez Pizjuán se tiñó de verde y blanco.

Ambos clubes han coincidido 4Luis_Betis7 temporadas en la misma categoría, 40 de ellas en Primera División y 7 en Segunda. Si comparamos los títulos, la balanza se desequilibra del lado sevillista con 12 títulos por 3 de los béticos. En las vitrinas del Sánchez Pizjuán lucen 4 Europa League, una Liga, 5 Copas del Rey, una Supercopa de España y una Supercopa de Europa. Por contra, en el Benito Villamarín nos encontraremos con una Liga y dos Copas del Rey, la última en la temporada 2004/2005 cuando el conjunto verdiblanco superó en la prórroga al Osasuna con un gol salvador de Dani en el minuto 115

Sin embargo, el verde de un estadio de fútbol no es el único lugar en el que ambas instituciones se miden. El río Guadalquivir también es testigo directo del entrentamiento entre ambas escuadras. Eso sí, en esta ocasión el cuero da paso a las palas. Y es que cada año se celebra La Regata Sevilla-Betis, una competición de remo entre dos embarcaciones formadas por remeros de los distintos clubes sevillanos que representan a los dos equipos de fútbol de la ciudad, el Sevilla Fútbol Club y el Real Betis Balompié. Los comienzos de esta competición datan en la capital andaluza de 1960 y, a día de hoy, se ha convertido en un auténtico espectáculo de masas que poco tiene que envidiar a la legendaria regata de Oxford-Cambrigde.

Sin embargo, la rivalidad extrema entre ambos clubes se vio anulada el 25 de agosto de 2007. En plena disputa de un Sevilla F.C. vs. Getafe C.F., correspondiente a la primera jornada de Liga, el sevillista Antonio Puerta sufría una parada cardiorrespiratoria. Pese a salir minutos después por su propio pie del terreno de juego, el andaluz falleció tres días después en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen del Rocio. Este hecho, insólito hasta entonces en el fútbol español, unió en duelo a sevillistas y béticos. Las muestras de cariño y respeto entre ambas aficiones fueron dignas de mención. De igual modo sucedió con el bético Miki Roqué. El central hizo público el 5 de marzo de 2011 que padecía un tumor maligno localizado en la pelvis. El mundo del fútbol, incluido el sevillismo, se volcó en ayudar al futbolista catalán. Lamentablemente, quince meses después, el cáncer venció la partida a Roqué y falleció el 24 de junio de 2012. Dos jugadores que aún tenían mucho por vivir.

Puertatt

Sevilla Fútbol Club y Real Betis Balompié. Dos formas de entender el fútbol. Dos formas de entender la vida. Vecinos y rivales. Y en ocasiones, cuando la tragedia asola sus vidas, hermanos. Dos grandes instituciones que llevan el nombre de Sevilla por todos los rincones de España y, por qué no decirlo, del mundo. Dos instituciones que hacen sentir francamente orgullosos a la Giralda y el Guadalquivir. Dos pasiones que tiñen a Sevilla de un color especial

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s