Un robo mundial

Hace no muchos años, la selección española no cosechaba brillantes resultados como los que ha logrado en los últimos años. Los cuartos de final eran un muro infranqueable con el que se toparon varias generaciones de fenomenales futbolistas españoles. En 2002, en la Copa del Mundo disputada en Corea y Japón, España cayó en su maldita ronda frente al sorprendente anfitrión coreano.

La ciudad de Gwanju acogía el partido más importante de la historia del fútbol asiático. Uno de los anfitriones de la Copa del Mundo 2002, Corea del Sur, se enfrentaba a la selección española por un puesto en las semifinales. Más de 42.000 enfervorecidos espectadores abarrotaban las gradas del  Gwangju World Cup Stadium, cuya denominación pasaría a ser Estadio Guus Hiddink en honor al seleccionador coreano de la cita de 2002.  España llegaba tras eliminar a Irlanda en una tanda de penaltis en la que el meta Iker Casillas se erigió en héroe al detener hasta tres lanzamientos desde el punto de castigo (uno de ellos durante el tiempo reglamentario). Los españoles llegaban a la cita de cuartos con la sensación de tener una oportunidad histórica de alcanzar unas semifinales de un Mundial ante un rival de potencial claramente inferior. Corea llegaba al partido tras eliminar a la selección italiana en un partido que ganó por 2-1 pero en el que el árbitro ecuatoriano fue el gran protagonista del encuentro. Francesco Totti fue expulsado por doble amarilla tras simular supuestamente una caída en el área y a los discípulos de Giovanni Trapattoni se les anularon 2 goles más que dudosos, uno de ellos logrado en el tiempo extra al final del encuentro. Alemania aguardaba en semifinales.

El equipo español formó aquel 22 de junio de 2002 con los siguientes jugadores: Iker Casillas en portería; Romero, Hierro, Nadal y Puyol en la línea defensiva; Helguera, Baraja y Javi De Pedro en el centro del campo y Valerón, Morientes y Joaquín Sánchez en el frente de ataque. Un conjunto con grandes jugadores que superaba claramente el potencial de los seleccionados surcoreanos. El encuentro comenzó con los pupilos de Guus Hiddink presionando e imponiendo un ritmo que le hizo ser superior durante los primeros compases. Sin embargo, el combinado español se fue haciendo con el control del encuentro poco a poco y empezó a llegar con peligro a la meta defendida por el surcoreano Woon-Jae. La primera ocasión clara fue un cabezazo de Fernando Morientes que se fue al limbo. Tras esta ocasión, se sucedieron las acciones ofensivas de la selección española durante el resto de la primera mitad.

En la segunda mitad, el árbitro egipcio del encuentro  se tornó el verdadero protagonista del partido. Gamal Al-Ghandour y sus jueces de línea tomaron varias decisiones que perjudicaron notablemente los intereses de España. La primera de ellas se produjo en el minuto 50. El vallisoletano Rubén Baraja logra marcar pero el colegiado invalida el tanto por entender que había cometido falta antes de rematar. La decisión provocó la ira de los españoles, pero esto no sería más que el principio de lo que vendría. El desacierto caracterizó la segunda parte de los españoles ante el crecimiento basado en el físico del combinado asiático, aunque el encuentro cada vez más se abocaba a la prórroga.

Ya en el tiempo extra, se produjo la jugada que provocó las quejas más amargas de los componentes de la selección española en aquel Mundial. Joaquín recibe en banda derecha, encara a los defensores coreanos y pone un centro desde línea de fondo con destino a la cabeza de Fernando Morientes. El de Sonseca conecta el cabezazo y manda el balón al fondo de las mallas, pero Al Ghandour anula el tanto por considerar que a Joaquín se le escapó el balón por línea de fondo antes de enviar el balón al área. Toda España observaba con incredulidad y crispación como el ansiado gol era invalidado injustamente. Además, aún imperaba la regla del gol de oro en los tiempos extras, por lo que el gol de Morientes era el billete directo a las semifinales frente a Alemania. El equipo estaba desquiciado y esto se acentuaría con un remate de nuevo de Fernando Morientes al palo y la continuación del show del trencilla egipcio y sus auxiliares, quiénes señalaron hasta en 3 ocasiones fuera de juego en otras tantas acciones legales. En dos de ellas jugadores españoles se plantaban cara a cara frente al meta local. La prórroga finalizó y la temida tanda de penaltis confirmó la injusticia: Corea del Sur la ganaba 5-3 tras un fallo de Joaquín y el acierto de Park Ji Sung en el lanzamiento final.

ESPAÑA-COREA-2

El final del encuentro desató aún más las iras de los jugadores españoles. Para la historia del fútbol patrio queda la imagen de varios miembros de la expedición sujetando a un Iván Helguera fuera de sí que increpaba a Al Ghandour. Personificó como nadie la indignación por una oportunidad robada de hacer historia. La indignación quedó palpada en las portadas de los grandes diarios españoles que recogían al día siguiente lo sucedido en Corea del Sur. “Este Mundial da asco” titulaba MARCA. “Manos arriba” fue la frase con la que ilustró su portada Mundo Deportivo. También en Europa se recogió la eliminación de España con titulares tales como “Así se mata un Mundial. Corea y el árbitro echan a España” de la Gazzetta dello Sport.Con el paso de los años y la llegada de títulos a las vitrinas españolas, el vergonzoso episodio de 2002 queda en un nefasto recuerdo del que quienes vieran ese partido no se olvidarán jamás.

El egipcio Al Ghandour ha sido entrevistado en numerosas ocasiones sobre aquel partido pero nunca ha reconocido su culpa en su labor, sino que ha delegado la responsabilidad de los graves fallos cometidos en sus linieres de aquel día. La reciente investigación llevada a cabo por EEUU a la FIFA por corrupción y que ha destapado las vergüenzas y putrefacción en el seno de la organización ha vuelto a poner el foco en aquel sospechoso partido. Sea como sea, el robo ya fue ejecutado y solo queda el consuelo de que los traumas de Corea y Japón 2002 han quedado más que enterrados con los éxitos históricos que ha conquistado “La Roja”.

@Cristiangm11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s