Alberto Contador, el pistolero de las cimas

Vuelta Asturias, año 2004. En el transcurso de la primera etapa, un ciclista del equipo Liberty sufre una brutal caída a la altura del kilómetro 43. Tras golpearse la mandíbula contra el asfalto, el corredor sufrió la obstrucción de las vías respiratorias y unas angustiosas convulsiones. Ante esta situación, las asistencias médicas tuvieron que aplicarle el tubo de Guedel, con el fin de recuperar el aire del corredor. Una vez estabilizado, el ciclista fue trasladado al Hospital General de Asturias (Oviedo), donde se le diagnosticó una fractura del hueso malar, un traumatismo craneal y un coágulo de sangre en la cabeza. Tras un durísimo proceso de recuperación, este corredor consiguió, años después, alzarse con 7 grandes vueltas: Dos Tour de Francia —2007 y 2009—, dos Giro de Italia —2008 y 2015— y tres Vuelta a España —2008, 2012 y 2014—. Hablamos, como bien se habrá podido imaginar, de Alberto Contador, el que para muchos aficionados es el mejor ciclista de la historia de España.

Este incansable luchador nació en Madrid, a orillas del río Manzanares, en el Hospital 12 de Octubre —donde también vio la luz, por primera vez, este humilde redactor— el 6 de diciembre de 1982. Pinteño de adopción desde que era un infante, descubrió su pasión por las dos ruedas gracias a su hermano mayor, Francisco Javier. A los once años se subió por primera vez a una bicicleta y, cinco años más tarde, se inició en competición por medio del conjunto madrileño Real Velo Club Portillo en la categoría Cadete de segunda. Sin embargo, no sería hasta la etapa de Juvenil cuando Alberto Contador comenzaría su particular idilio con la victoria, además de especializarse en los campeonatos de montaña, como fueron la Vuelta al Besaya, la Vuelta a Talavera o la Ruta del Vino. En 2002 se hizo con el Campeonato de España contrarreloj sub-22, una victoria que le brindó la posibilidad de convertirse en profesional gracias a su fichaje por el equipo ONCE-Eroski en el año 2004.

Alberto Contador 1

En este equipo conseguiría su primera victoria como profesional en la contrarreloj individual de la Vuelta a Polonia. No obstante, la relación contractual con el ONCE-Eroski duró poco, ya que con 24 años decidió embarcarse en el proyecto del equipo Liberty Seguros-Wurth; una etapa en la que Alberto Contador disfrutó del dulce sabor de la victoria pero también sintió en su propia piel lo dura e injusta que podía a llegar a ser la vida. La caída en la Vuelta Asturias y el cavernoma cerebral que sufrió en el golpe contra la carretera truncaron no solo las expectativas deportivas del pinteño, sino que además hizo que su vida pendiese de un hilo. “Me viene bien verme la cicatriz cada día para saber lo que somos”, declaraba el ciclista madrileño en una entrevista en el diario malagueño SUR.

Afortunadamente, y gracias a la profesionalidad de los médicos del hospital ovetense, Alberto Contador pudo cerrar ese funesto capítulo de su vida. No obstante, no fue nada fácil. La temporada de grandes vueltas se esfumó en favor de un incansable trabajo de recuperación de la forma física y psicológica que ejerció el madrileño junto a su equipo. Sería ya en el año 2005 cuando el ciclista volvería a subirse a una bicicleta y, ya en la primera competición, el Tour Down Under, en Australia, consiguió la victoria en la etapa reina escoltado por su compañero Luis León Sánchez. La carrera de Alberto Contador había llegado a su punto de inflexión. Lanzado al sprint, las victorias le esperaban en la cima de los puertos.

El año 2007 inició su andadura con anhelos de triunfo en el hogar de los Contador Velasco. Unos sueños que, meses más tarde, se hicieron realidad. El corredor madrileño fue ambicioso y, como si de un miembro de las Fuerzas Armadas se tratase, se alistó en las filas del Discovery Channel, un equipo puntero que aspiraba a todo. Y, a decir verdad, el romance entre el ciclista español y el equipo estadounidense tuvo muy pronto su reflejo en resultados. Alberto Contador conquistó su primera París-Niza y, pocos meses después, su primera gran vuelta: el Tour de Francia. La cabeza, las piernas y el corazón del pinteño hicieron que se enfundase, por primera vez, el maillot amarillo en los parisinos Campos Elíseos.

Alberto Contador 2

El curso siguiente, el Discovery cambió su seña de identidad —cosas de las finanzas, amigos—. El Gobierno de Kazajistán asumió el patrocinio del equipo americano, bautizándole con el nombre de Astana, la capital del país transcontinental. La temporada del ciclista madrileño se puede resumir en una palabra: magistral. Y es que Alberto Contador consiguió alzarse en 2008 con las dos grandes vueltas que faltaban en sus vitrinas: el Giro de Italia y la Vuelta a España. Con tan solo 25 años, el pinteño se había convertido en el quinto corredor de la historia en lograr la Triple Corona. De hecho, el mítico ciclista belga Eddy Merckx afirmaba que “es el mejor ciclista actual, con diferencia”. Un corredor que se había convertido en leyenda.

El regreso a las carreteras de Lance Armstrong en el año 2009 provocó un conflicto de intereses dentro de las filas del equipo Astana. Contador y Armstrong, ambiciosos hasta la saciedad, tenían un objetivo en común: tocar la gloria en París y hacerse con el Tour de Francia. Por tanto, la falta de un líder de equipo definido hizo que primase el corazón a las órdenes del conjunto, las piernas en lugar de las estrategias. Sin apenas apoyos dentro del equipo —corrían todos en favor del americano— y un mal ambiente generalizado en Astana, Alberto Contador saco lo mejor de sí mismo y consiguió alzarse, de nuevo, con el Tour de Francia. El doblete galo era un hecho y ya decoraba el salón de la familia Contador Velasco en la madrileña ciudad de Pinto.

El 2010 será recordado por los españoles gracias al triunfo de la Selección Española en el Mundial de Sudáfrica y el golazo de Andrés Iniesta en el minuto 116. Sin embargo, la temporada estival nos regaló otros momentos mágicos. Uno de ellos fue la pelea espartana que libraron Alberto Contador y los hermanos Schleck en las cimas francesas en busca de la consecución del Tour de Francia. Después de una agónica contrarreloj, el español no logró hacerse con el maillot amarillo por apenas unos segundos. Esta derrota en París también puso punto y final a la gloriosa relación de Contador con Astana, anunciando semanas más tarde su fichaje por el equipo Saxo Bank-Sungard de Bjarne Riis, que a su vez acababa de terminar contrato con los hermanos Schleck.

Alberto Contador 3

Sin embargo, los triunfos del pinteño no han cesado en las últimas temporadas y han aumentado su palmarés. Las victorias en la Vuelta a España en 2012 y 2014, sumado al reciente triunfo en el Giro de Italia 2015 hacen de Alberto Contador una leyenda del ciclismo. “Con muchísimo sacrificio, sufrimiento y motivación los objetivos se consiguen. Muchas gracias a todos”, afirmaba un humilde y aguerrido Alberto Contador instantes después de la consecución de su segundo maillot rosa en tierras italianas.

Para unos, un mero ciclista. Para otros, una leyenda de la bicicleta. Lo cierto es que con el triunfo en 7 grandes vueltas en su mochila, Alberto Contador se erige como uno de los mejores ciclistas de la historia del deporte patrio, sino el mejor —compite por la corona con el navarro Miguel Indurain—. Ránkings y gustos aparte, lo cierto es que el madrileño es, ante todo, un ejemplo de superación. La vida te pone piedras en el camino y, a veces, es tu mayor enemiga. El éxito reside en no dejar nunca de pedalear, levantarse de la bicicleta y dotar de fuerza a la cadena. Y Alberto, en ese kilómetro 43 asturiano, lo hizo. ¡Gracias, pistolero!

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s