10 francos, un Dakar

Dicen que un campeón a veces necesita de la suerte para serlo, pero también que hay que perseguirla para hacerte con ella. A veces la suerte es que a tu rival se le rompa el motor, se lo lleve puesto un doblado o pinche un neumático. Pero existe una prueba en la que la suerte es caprichosa, juguetona y a veces, puede llegar a ser incluso una vástago de meretriz, que te lo de todo, o te lo arrebate absolutamente todo. Hablo del Rally Dakar y su mezcla de exotismo, velocidad y fortuna o infortunio. No hablo de encontrarte la única piedra del desierto y reventarte una rueda, o de tomar la carretera equivocada y perderte, hablo de que una decisión al azar decida si ganas tu o tu compañero

Cogemos el Delorean y volvemos a enero de 1989, al muro de Berlín le quedaba menos de un año y el desierto del Teneré volvía a ser testigo de una edición más del Rally País-Dakar, la undécima. Pero esta vez sobre aquellas arenas finas llenas de gloria y desgracia, iba a tener lugar uno de los más anecdóticos y sorprendentes desenlaces jamás vistos. El equipo Peugeot había desembarcado en África dos años atrás, habiendo ganados en ambos. Llegaban al tercero con una bestia del automovilismo, el 405 T16 de más de 600 CV y una pareja de gala, el finlandés Ari Vatanen y el belga Jacky Ickx, ambos pilotos laureados en esta y otras disciplinas del mundo del motor. La marca del león buscaba asegurar su tercer título en el rally-raid más duro del mundo, pero no todo era como cabría esperar. 

peugeot t16

El finlandés comandaba la clasificación general con su compañero belga pisandole los talones, ninguno tenía la victoria en el bolsillo y un fallo podría darle la victoria al otro. A su paso por Mali, todo era favorable para Vatanen, primero en la general, sin embargo Ickx podía ganar si apretaba en las dos últimas etapas, la victoria era para Peugeot, pero en el Dakar, todo puede pasar hasta el último kilómetro, o incluso metro. Jean Todt, conocido por su paso por la Fórmula 1 en el equipo Ferrari, en aquel entonces era el jefe del equipo Peugeot en el Dakar. El francés quería ver a un león en lo más alto del podio a cualquier precio, ya que tercero venía el Mitsubishi de Patrick Tambay. Entonces, en un alarde de maestría o incredulidad para el resto, Jean Todt decidió que para evitar una disputa entre ambos pilotos que hiciera peligrar la victoria de Peugeot, el equipo decidiría que a partir de ese momento uno de los dos sería el ganador. La decisión se tomó de la manera más sencilla y aleatoria posible, Todt cogió una moneda de 10 francos, Ari escogió cara, la cruz para Jacky Ickx. La moneda cayó sobre la arena del parque de asistencia de Gao en Mali y el caprichoso azar le dio la victoria a Vatanen.

El destino le compensó el desafortunado incidente de 1988, cuando su coche fue robado del parque de asistencia y no pudo disputar la etapa del día, quedando descalificado cuando estaba luchando por la victoria. Sin embargo no se libro de la suerte del desierto y al día siguiente, como le pasó a su creador Thierry Sabine y a muchos otros después, Vatanen se perdió y Jacky Ickx se puso primero en la general. Al llegar a la asistencia el finlandés no estaba muy contento con Ickx por no haberle avisado del error y haber atajado para ponerse primero. Pero la moneda ya había decidido, por lo que al día siguiente a Jacky le tocaría devolver la primera plaza.

peugeot ari

Último día y todo el mundo estaba pendiente de si Ickx devolvería la posición o desobedecería las ordenes del jefe. El belga llegaba a uno de los paisajes más espectaculares y bonitos del Dakar, el paso junto al Lago Rosa, entonces comenzaba a aminorar la marcha y simplemente se detuvo. Cuando Vatanen le pasó reanudó la marcha y entro en meta a 20 segundos en la clasificación general. Simplemente demostró que el era el verdadero campeón con ese gesto, pero acató la disciplina del equipo y dejó ganar a su compañero, quien como suele acostumbrar, celebró la victoria con un vaso de leche.

@Davidnavallica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s