Antonio Albacete, el transportista de sueños

Seis en punto de la mañana. Una madrugada más del caluroso mes de julio toca a su fin. Suena tu despertador. Ante el caso omiso que haces a su estridente sonido, tus padres te despiertan con esa frase que, de niño, sonaba mágica: “arriba, que nos vamos a la playa”. Mochila a la espalda, te sientas en la parte posterior del coche, entre algún que otro bostezo. Sin embargo, tus ojos no se cierran como los del resto de ocupantes cuando el coche se adentra en la oscura autovía, aún sin la compañía de los rayos de sol. Tus pupilas fijan toda su atención en la incesante caravana de camiones que riega la carretera. “¿Qué llevarán?”, piensas. Y, entre trailer y trailer, discurría cada verano el trayecto a tu estancia costera. Alejado de la autovía, pero a los mismos mandos de una cabina de camión, un madrileño transportaba otro tipo de carga. Una carga etérea. Su nombre es Antonio Albacete, piloto del Campeonato Europeo de Camiones. Un transportista de velocidad y sueños

De la mano de su padre, la carrera del piloto madrileño se inició a la pronta edad de 13 años en el mundo de los karts. Tan solo le hicieron falta dos años para convertirse en subcampeón de España de estos pequeños monoplazas (1980) y para comprender que la gasolina corría por sus venas y arterias, como si de sangre se tratase. Con una tremenda experiencia forjada en el mundo de los karts, Albacete dio el salto a las carreras de automóviles, pasando por diversas modalidades. La primera de ellas, la Fórmula Fiesta, dónde se proclamó campeón en 1982.

Albacete_Antonio

Con el triunfo llamando a las puertas de Antonio Albacete, la compañía americana Ford se interesó por el ingreso del piloto español en el Campeonato del Mundo de Fórmula Ford para la temporada 1983. El meritorio quinto puesto que logró conseguir Antonio en la competición es francamente destacable y es que, amigos, no debemos olvidar que estamos hablando de un completo amateur en la durísima Fórmula Ford. Un auténtico fuera de serie del volante al que los coches empezaban a quedarle algo pequeños.

Poco tiempo después, en el año 1987, comenzó su etapa en la Fórmula 3000. Posiblemente, una de las etapas más llanas de su currículo. Su mayor hito fue un sexto puesto en la clasificación general del Campeonato de Inglaterra en 1989. Un registro algo pobre para un piloto de la talla de Albacete pero, como bien dice la sabiduría popular: “unas veces toca ganar y otras toca aprender”. Y es que, tras su periplo por el Campeonato de Turismos de España (1994-1996) defendiendo los colores de tres escuderías —Opel, BMW y Alfa Romeo— , Antonio decidió dar un cambio drástico a su vida profesional. La hora de subirse a una cabina de camión había llegado.

Antonio Albacete

En el año 1997 comenzó el idilio del madrileño Antonio Albacete con la cabina de su camión Cepsa MAN —actualmente, el equipo recibe el nombre de Cepsa Truck Team—, una historia de éxitos y alegrías que perdura desde hace más de 18 años. Sus primeras temporadas a los mandos de su cabina le otorgaron temple, saber hacer y mucha experiencia. Cierto es que los resultados no acompañaron. En su primera temporada fue séptimo, en el curso 98′ sexto y en el 99′ quinto. No sería hasta el año 2005 cuando se toparía con la diosa Fortuna y se subirá al cajón más alto, proclamándose campeón del Europeo de Camiones.

La gloria europea también se encontró con Antonio en los años 2006 y 2010, logrando así los tres campeonatos continentales que lucen orgullosos en las vitrinas de su casa. Sin embargo, Albacete también se ha proclamado campeón de España en diversas ocasiones, haciendo del madrileño Circuito del Jarama su fortín inexpugnable. Sin duda, un verdadero fenómeno de las pistas que domina a la perfección los brutales subvirajes de su cabina.

Para algunos, este habrá sido un relato más de la formidable carrera de Antonio Albacete. Para otros, quizás sea la llave para adentrarse en la vida de un piloto que va camino de convertirse en leyenda. Lo único cierto es que Antonio Albacete, a los mandos de su incombustible Cepsa MAN, es capaz de hacerte enloquecer durante horas con su cabina roja como el fuego. Y es que el piloto español, amigos, a pesar de no llevar remolque, es un transportista más. Un transportista de sueños.

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s