Los inmortales de San Antonio

Corría el año 1996 cuando Gregg Popovich recibió su primera oportunidad como primer entrenador de una franquicia NBA. San Antonio confió en el técnico oriundo de Indiana y, a la postre, se ha demostrado que fue una decisión más que acertada por parte de los Spurs.

Uno de los equipos más sólidos y fiables de la mejor liga de baloncesto del mundo. Así podría definirse a la era Popovich en la franquicia de la NBA que tiene su casa en la ciudad de San Antonio. El técnico de origen balcánico se ha erigido en uno de los mejores de la historia de la liga gracias al compacto bloque que ha logrado formar en los Spurs y la tremenda competitividad que demuestran año tras año. Esto ha llevado a la franquicia texana a lograr 5 títulos durante los últimos 18 años.

Para comprender mejor la importancia que han tenido tanto Popovich como todos sus pupilos a lo largo de este tiempo es necesario observar la trayectoria de la franquicia hasta su llegada. San Antonio Spurs, denominación adquirida en 1974, no había logrado ningún título de la NBA, ni siquiera de conferencia, antes del aterrizaje del entrenador de Indiana. 5 es el número de anillos de los que ahora puede presumir San Antonio.

Otra fecha clave y punto de partida de lo que son los Spurs hoy en día es la llegada del pívot Tim Duncan a sus filas. Popovich le fichó inmediatamente tras contemplar su juego en una liga de verano. Al año siguiente, ya se convirtió en uno de los mejores jugadores de la competición. Un claro acierto que en el futuro reportaría grandes beneficios a los Spurs. En 1999 llegaba de la mano de esta pareja (entrenador y pívot) el primer anillo de la historia de la franquicia. Una victoria en el mítico Madison Square Garden de New York liquidaba la serie final en el quinto partido. Tim Duncan fue nombrado MVP de las finales por su decisivo papel en ellas. Comenzaba entonces el binomio ganador Popovich-Duncan.

duncnnn

La siguiente cita con el anillo se produjo en el año 2003. Unos Spurs que ya contaban con sus otras 2 figuras más emblemáticas de los últimos tiempos aparte de Tim Duncan. Hablamos, como no, del argentino Manu Ginobili (que había llegado procedente de Italia) y de Tony Parker. El base francés nacido en Bélgica llegó a Texas de la liga francesa. Ambos jugadores son 2 de los mejores jugadores de siempre en la NBA y ya ese año contribuyeron al segundo anillo de los de San Antonio, que apeó por el camino a Suns, Lakers, Mavericks y, finalmente, a los Nets de New Jersey en la gran final.

La retirada de David Robinson, uno de los pilares de ese equipo, supuso un desafío para las siguientes temporadas que los Spurs solventarían con nota. Y es que tan solo dos años después del segundo anillo, llegaría el tercero. Los playoffs de esa temporada fueron especialmente duros, con la final contra Detroit Pistons como el ejemplo más paradigmático. Una serie final que llegaría hasta el séptimo partido y en la que las aportaciones de Tim Duncan (nombrado MVP) y de Manu Ginobili fueron decisivas para acabar con la resistencia de unos fieros Pistons. Tercer anillo para la franquicia. Dos años más tarde, el idilio de San Antonio con el anillo se prolongaría aún más. Un equipo con todas sus estrellas consolidadas más que nunca y que contaba con escuderos de lujo para ellas (como Robert Horry, Michael Finley o Bruce Bowen) se hacía con su cuarto entorchado de la NBA tras derrotar cómodamente por 4-0 a los Cleveland Cavaliers en la final. La franquicia de Ohio poco pudo hacer ante la máquina texana.

El proyecto Popovich había logrado 4 anillos en 11 años para un conjunto que no poseía ningún en su haber antes de su llegada. Un logro impresionante. Era difícil vaticinar el techo que podía tener aquel equipo que con los años cobraría la sensación de ser atemporal. Un fijo en las rondas finales por el título, jugadores que comenzaban a ser veteranos y un rival difícil para cualquier equipo que se enfrentara a  los texanos. Tal atemporalidad tiene su mejor ejemplo en el quinto anillo, que llegaría en el año 2014 ante los Heat de LeBron, Wade y Chris Bosh. Un equipo formado por jugadores muy veteranos y artífices de grandes triunfos muchos años atrás, lo volvía a hacer. Acompañados, eso sí, de sangre nueva como Kawhi Leonard, pieza clave en el anillo.

Es difícil vaticinar cuando llegará el final de este equipo, más aún cuando en la presente temporada un gran final de año ha hecho a San Antonio llegar a las eliminatorias en gran forma. Lo que sí es seguro es que Popovich y sus Spurs de los Duncan, Ginóbili, Parker y compañía son uno de los mejores equipos de la historia de la mejor liga de baloncesto del planeta.

@Cristiangm11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s