TT Isla de Man: un cuento de velocidad y muerte

isla de man banderaAllí donde las historias de dragones, hadas, duendes y hechizos eran algo más que simples cuentos infantiles, en una isla entre Irlanda y Gran Bretaña, una pequeña isla llena de encanto natural y hermosos paisajes montañosos y costeros, se dio lugar a un acontecimiento perpetuado hasta nuestros días un 28 de mayo de 1907. En la Isla de Man, 25 ignorantes a lo que iban a desencadenar, cogieron sus motos y dieron la vuelta a la isla en un recorrido de 61 kilómetros a una velocidad media de 61 kilómetros hora. Era una carrera oficial, que en aquella época no hubiera podido celebrarse en Inglaterra, donde estaban prohibidas. Sin embargo la perfecta isla es un gobierno independiente bajo la corona británica, hoy en día conocida en el mundo gracias a aquellos locos de las motos y los que les han seguido y a que es un paraíso fiscal. En aquella carrera, se respetó la legalidad del código vial y es que, en la Isla de Man, el límite de velocidad es 130 millas, es decir, más de 200 km/h. Nacía el Tourist Trophy de la Isla de Man.

Mónaco es al automovilismo lo que la Isla de Man al motociclismo, una trampa para aquel que cometa el mínimo error. Error que aquí te puede costar muy caro. El circuito es el más antiguo del mundo para el motociclismo, Snaefel Mountain Course lleva usándose desde 1922 con las únicas interrupciones de las dos guerras mundiales y el 2001 con la crisis de las vacas locas. Exceptuando esos años, año tras año miles de motoristas han volado por las serpenteantes calles de los pueblecitos de la isla. Unas calles a las que se le añaden poco más que sacos de paja en las zonas de muros de piedra, cintas para marcar la zona de los espectadores y poco más. El resto son alcantarillas, aceras, farolas, cruces, baches y velocidad, mucha velocidad. 

isla de man retro

La prueba se disputa entre mayo y junio durante dos semanas. En la primera semana se corren los entrenamientos de donde se obtienen los tiempos de clasificación para las carreras de la siguiente semana. A lo largo de la segunda semana se disputan las carreras de las 9 diferentes categorías de las cuales destaca la Superbike, Senior TT y la TT F1, por ser en las que se corre con las motos más potentes. La mayoría de los grandes pilotos lo han sido a lomos de motos de estas categorías. Las carreras son de 6, 4 o 3 vueltas dependiendo de la categoría y es una carrera a contrarreloj, recorrer los 61 kilómetros de trazado el número de veces estipulado en el menor tiempo posible. Los pilotos salen cada 10 segundos pero no es raro ver como en ocasiones se alcanzan y nos deleitan con adelantamientos a más de 200 km/h. Además de el ganador de cada categoría, el piloto que logra la vuelta más rápida recibe un premio honorífico con su correspondiente premio en metálico. El récord actual de 17 minutos y 6.682 segundos pertenece al neozelandés Bruce Anstey y su espectacular velocidad media de 213 km/h a través de las calles, carreteras y caminos de la isla del Mar de Irlanda, conseguido en 2014 con nada más y nada menos que 44 años.

El recorrido comienza en la capital, Douglas, de donde para salir deberán callejear para llegar a una zona de rectas y curvas suaves delimitadas por árboles, setos y viviendas. Al llegar a un giro de 90 grados se dirigen hacia un tramo por el valle del río Neb, algo más lento debido a la dificultad para memorizar sus curvas. Se atraviesa el pueblo de Kirk Michael y más carretera con muros, farolas y barandillas. Después llega un espectacular salto sobre una chicane. Al llegar a Sulby les aguardan curvas peculiares de trazar y posteriormente Churchtown donde se puede ver como levantan rueda a velocidades de infarto. Tras otro giro de 90º comienza el ascenso hacia la montaña donde aguardan rectas con curvas largas y donde se alcanzan las mayores velocidades, pero donde también aguarda alguna que otra peligrosa curva ciega. Y como todo lo que sube baja, el descenso viene encarrilado por una recta donde poner la moto al corte antes de una curva muy cerrada, que precede a otra imponente recta de casi dos kilómetros. Tras esto otra vez a callejear y tumbar moto para volver a la recta de meta del centro de Douglas donde se sitúa la enorme pizarra de madera con los tiempos. 

Isla de man michael dunlop

En una prueba histórica y de leyenda es normal que se hayan hecho también de leyenda y hayan escrito su nombre en la historia algunos de los pilotos que por la isla y su endiablado trazado han pasado. Si hay uno que destaca ese es Joey Dunlop, rey de la montaña, titulo ganado a pulso y golpe de manillar para lograr 26 victorias. Un hombre que llegaba el mismo día de la carrera sin conocer una sola curva, descargaba la moto, se subía y ganaba. Le siguen John McGuinness con 21 victorias y en activo a su 42 años, Dave Molyneux con 16 triunfosMike Hailwood y sus 14 victorias entre las que destaca la que ganó tras sufrir un accidente, arreglar la moto y acabar con el manillar doblado y chorreando sangre de la frente. Otros nombres para el olimpo del Tourist Trophy son Steve Hislop, Phillip Mccallen, Giacomo Agostini, Stanley Woods, Michael Dunlop o  Ian Hutchinson, el único que ha logrado hasta la fecha ganar cinco carreras en una semana. 

Ellos escribieron su nombre en letras de oro, pero los hay que por desgracia lo han escrito con sangre. Más de 240 pilotos han perdido la vida en las carreteras y caminos de la Isla de Man durante el TT. También han engrosado esta negra lista algunos miembros de la organización y espectadores. En España se dejaron de conceder licencias de pilotaje a raíz de la muerte de Santiago Herrero en 1970. La prueba fue parte del Campeonato del Mundo de Motociclismo desde 1949 hasta 1976, cuando el gran número de muertes que se cobraba la isla  se consideró un alto precio para el mundial. Desde su creación apenas ha habido años en los que algún piloto no haya fallecido en alguna de sus peligrosas curvas, sin embargo la prueba a sobrevivido a su macabra faceta gracias a su espectacularidad y comprensión de participantes y aficionados. Son muchos los que claman por la abolición de la prueba, pero más aún los que hacen de ella su pasión o su profesión. Alrededor de un total de 75.000 moteros y aficionados acuden cada edición a la Isla de Man a ver a los hombres que dan su vida por la velocidad y el espectáculo. “Si no te gustan nuestras reglas, sale un barco cada media hora” es lo que dice un cartel en la isla y es que, quien allí acude a competir es consciente de que puede volver con los pies por delante o con un Trofeo del dios Hermés bajo el brazo. Velocidad, adrenalina, gloria, riesgo, muerte, temeridad, locos, hombre y máquina, ingredientes del mayor cuento de aventuras sobre motociclismo jamás contado, el Tourist Trophy de la Isla de Man

@Davidnavallica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s