Jimmy Thoronka, un atleta ‘sintecho’

En el deporte, la delgada línea que separa el éxito del fracaso puede quedar delimitada por multitud de factores de diversas y variadas índoles. Excesos, lesiones, decisiones erróneas, enfermedades… Muchas son las situaciones que pueden afectar y condicionar el devenir de la carrera de los deportistas, provocando que un día se encuentren en la cúspide y al siguiente no tengan nada, tan solo a sí mismos. Así es el deporte, de la misma forma que te puede dar todo también te lo puede quitar.

Jimmy Thoronka, un atleta sierraleonés, representa un claro ejemplo de esta situación. Desde siempre, Jimmy fue uno de los mejores y más prometedores deportistas de su país, y su llamada a las puertas del éxito parecía más que evidente cuando aún era un chaval. Sin embargo, problemas personales sumados a una serie de decisiones, correctas o incorrectas, terminaron cambiando el rumbo de su ascendente trayectoria de manera drástica. Quién parecía ser la esperanza deportiva del país africano terminaría vagando por las calles de Londres, sin casa y sin dinero. Una de cal y otra de arena.

negro de cara1

Pero, ¿cómo pudo ser posible? ¿Qué pudo llevarle a tan terrible situación? Pues bien, el que era el hombre más rápido de Sierra Leona sería el encargado de representar a su país en los Juegos de la Commonwealth de Glasgow, en el verano de 2014. Tristemente esta sería, por el momento, la última vez que representaría a su país en unos Juegos. Una vez concluidos los Juegos no se atrevió a volver a su tierra ya que, según pudo llegar a sus oídos, toda su familia había fallecido. Primero se entera de que su tío adoptivo había fallecido, y más tarde con el resto de su familia. Todas esas muertes tuvieron un denominador común: el ébola.

Nunca tuvo una infancia fácil. Cuando aún era un niño su familia biológica murió debido a la guerra que acechaba su país. Esto le obligó a vivir en un campo de refugiados, donde más tarde fue adoptado por una enfermera. Junto a su nueva familia encontró una nueva vida, una nueva felicidad. Además encontró la que iba a ser su mayor vocación: su pasión por el atletismo.

negro trofeoCon esta triste noticia se dio cuenta de que no le quedaba nada. Todos sus seres más queridos habían pasado a la otra vida y él estaba solo. Por ello decidió alojarse en casa de unos conocidos en la ciudad británica de Leicester de manera temporal. Allí vivió durante unas semanas hasta que sus anfitriones se cansaron de él y le dejaron en la calle. A partir de este momento se las apañó para llegar a la capital inglesa y establecer en ella una nueva, dura y difícil vida. No tenía nada, ni casa, ni familia, ni dinero. A partir de ahora su única cama se encontraría en un parque o debajo de un puente.

Tras varios meses a la intemperie la policía da con él y viendo que su visado había expirado deciden detenerle y llevarle a prisión. En un principio la idea era deportarle a su país, algo a lo que se negaba en todo momento de manera rotunda: “Al principio me dijeron que me iban a mandar de vuelta a Sierra Leona y yo grité asustado”, afirmaba al respecto. Pasó unas 48 horas en prisión, unas horas en las que su historia pudo dar  la vuelta al mundo y en las que se creó una campaña para ayudar al bueno de Jimmy. Finalmente así fue y pudo convertirse en un ciudadano libre.

“Algunos días no tenía ni para comer. Me levantaba a las cuatro de la madrugada y me pasaba la noche en los autobuses. A veces pensaba que no iba a ser capaz de superarlo y que lo mejor era quitarme la vida”. Mediante estas palabras se resumen las terribles represalias que tuvo que sufrir el atleta africano por tomar una decisión. Una decisión que si bien no condiciona su carrera deportiva como tal, sí que la termina mermando debido a las duras circunstancias a las que se vio expuesto. Afortunadamente para Jimmy sigue siendo joven y tal vez algún día pueda llegar a ver cumplido su sueño: ser el mejor sprinter del mundo.

@iggsuker1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s