Los innovadores JJOO de Amberes 1920

Los Juegos Olímpicos se vieron, como tantos otros eventos, paralizados por el estallido de la Primera Guerra Mundial. La edición del año 1916, que iba a ser celebrada en Berlín, fue cancelada por este motivo. Por ello, los del año 1920 celebrados en la ciudad belga de Amberes cobraron una importancia especial, por ser los primeros tras la contienda.

La década de 1910 fue dura para Europa. La guerra estalla y la cotidianidad de un gran número de europeos se ve trastocada por ella. El deporte nunca es ajeno a los problemas de la vida, y la primera Guerra Mundial no fue un caso diferente. Los Juegos Olímpicos, máxima expresión del deporte y  reunión de deportistas de todos los rincones del globo se vieron suspendidos en su edición de 1916 porque Europa tenía asuntos más importantes que resolver.

Tras el final de la Gran Guerra con victoria aliada en noviembre de 1918, el viejo continente debía mirar al frente y recobrar la normalidad anterior al estallido del conflicto armado. Poco a poco esto se fue logrando, y el mundo del deporte también lo fue consiguiendo gradualmente. Dos años después del establecimiento de la paz, volvía a ser año de Olimpiadas. La ciudad elegida para recuperar la celebración de tal evento fue una ciudad importante situada en el norte de Bélgica, Amberes. Ciudad con historia y un puerto de los más transitados de Europa, la segunda ciudad belga más importante fue escogida como una forma de honrar a los heridos de la guerra y como homenaje a los combatientes belgas en ella. Serían los VII Juegos Olímpicos de la historia, ya que los de Berlín se cuentan a pesar de no poder ser celebrados.

ambeers

Además de ser los primeros Juegos Olímpicos tras la guerra, la cita de Amberes introdujo algunas novedades importantes. La hoy en día archiconocida bandera olímpica que presenta 5 anillos sobre un fondo blanco fue izada por primera vez en territorio belga. También el conocido como “Juramento de los atletas”, prestado por los atletas durante la ceremonia de apertura de los JJOO, se produjo como novedad en la ciudad de Amberes. Dos aspectos que aún hoy día son representativos de los Juegos Olímpicos y que fueron creados en esta cita del año 1920. Otra medida que se adoptó en relación con los participantes, fue que los atletas solo podían entrar a competir a través de los Comités Olímpicos Nacionales. Esto aumentaba el nivel de los participantes, puesto que aseguraba la participación de los mejores atletas de cada país participante.

Las ausencias de algunos países restaron nivel participativo a los Juegos, pero aún así la participación fue masiva y Amberes acogió a 2626 atletas que representaban a 29 naciones. Los países que no acudieron a territorio belga fueron los siguientes: Alemania, Austria, Bulgaria, Turquía, Hungría, Rusia y Polonia por consecuencias de la guerra, cuyas heridas estaban aún recientes.

paavo_nurmiEn lo referido a lo meramente deportivo, en Amberes participaron algunos de los mejores atletas de la historia. Destaca especialmente la figura de Paavo Nurmi, brillante atleta conocido como El finlandés volador. Este deportista originario de Finlandia consiguió consagrarse como campeón en 3 disciplinas diferentes (5000 metros, campo a través individual y campo a través por equipos), por lo que se hizo con otras tantas medallas de oro. Finlandia completó una gran actuación en estos juegos. Otras figuras también destacaron especialmente en esta cita por sus logros, como el italiano Nedo Nadi, que ganó 5 medallas de oro en su especialidad de esgrima, o el nadador americano Duke Kahanamoku, quien logró revalidar su título de campeón olímpico de 100 metros libres del año 1912 y además consiguió un nuevo récord mundial y olímpico. El atleta inglés Albert Hill, vencedor de dos pruebas de atletismo, y el norteamericano Charles Paddock (velocista) fueron otros de los atletas más destacados en Amberes.La participación española en estos juegos no fue especialmente notable. 59 fue el número de atletas que conformaba la delegación española en tierras belgas. De esa cifra, todos ellos eran atletas masculinos, ya que ninguna mujer española participó en estos JJOO.

Dos fueron las medallas cosechadas por la delegación enviada a Amberes y las dos llegaron en deportes de equipo, fútbol y polo. El equipo que representó a España en balompié obtuvo el segundo lugar solo por detrás de la anfitriona Bélgica y el de polo también obtendría una medalla de plata al quedar solo por detrás de Gran Bretaña en esta disciplina. Con estos dos metales conseguidos, España logró el 17º puesto en el medallero de los JJOO de 1920, lejos de los tres países que ocuparon las primeras plazas (EEUU con 95, Suecia con 65 y Reino Unido con 43). Una actuación poco brillante pero que al menos se trajo dos medallas de Bélgica.

En definitiva, los VII Juegos Olímpicos celebrados en la ciudad de Amberes fueron innovadores porque introdujeron nuevos mecanismos en estas citas, esperados porque rompían con la sequía deportiva causada por la 1ª Guerra Mundial y que se recordarán también por la participación en ellos de algunos de los mejores deportistas de siempre, como los ya citados a lo largo del artículo.

@Cristiangm11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s