Coraje y corazón sobre una canasta

Qué manera de aguantar, qué manera de crecer, qué manera de sentir. Qué manera de soñar, qué manera de aprender, qué manera de sufrir. Qué manera de palmar, qué manera de vencer, qué manera de vivir. Qué manera de subir y bajar de las nubes… qué viva mi Atleti de Madrid. Joaquín Sabina, el cantautor ubetense de mayor repercusión de España, escribió estos versos al amor más profundo y sincero de su vida, el Atlético de Madrid. El equipo de la ribera del Manzanares es el símbolo por antonomasia de ese club de barrio, sufridor y siempre leal a unos principios. El fútbol es el eje principal sobre el que pivota la descomunal leyenda del Atleti. Sin embargo, la páginas de historia del club colchonero también recogen alegrías y recuerdos de otros deportes que antaño fueron clave. Uno de ellos era el baloncesto, un deporte que vio como las franjas rojiblancas, el oso y el madroño iniciaron hasta seis proyectos deportivos a lo largo de sus 111 años de vida.

El AtlAtlético de Madrid 3ético de Madrid nació en la eclosión del siglo XX. Para ser más exactos, el 26 de abril de 1903, cuando un pequeño grupo de estudiantes vascos deciden unirse para fundar un nuevo club que compitiera con “el más noble e impecable talante deportivo”. Diecinueve años más tarde, en el curso 1922, Ángel Cabrera creó la sección de baloncesto del equipo rojiblanco. Precursor del deporte de la canasta en Castilla, el Atlético de Madrid alineaba en su quinteto a Cabrera, José Luis Grasset, los hermanos Becerril, Rafael Lacerda y Fitzgerald, un estudiante de origen americano. Los primeros partidos de los colchoneros se disputaron en una cancha anexa al Campo de O´Donnell —no debe confundirse con el Estadio de O´Donnell, dónde disputó sus partidos de fútbol como local el Real Madrid entre los años 1912 y 1923­—. Apenas un curso después de su nacimiento, el Atlético de Madrid decía adiós a su primera aventura en el baloncesto

Diez años. Eso es lo que tardó en volver a renacer la sección de baloncesto del Atlético. Sin duda, lo más destacable de ese 1932 fue el primer derbi entre el Atlético y el Madrid que se disputó un 28 de noviembre, con clara victoria blanca por 42-20. Los rojiblancos eran un equipo falto de ideas y solidez, algo que les pasó factura en el Campeonato Regional de Primera Categoría: el Atlético fue cuarto y último clasificado. Los fantasmas del pasado volvieron a las oficinas presidenciales del club y, con el fin de la temporada, el equipo se disolvió

La década de los cuarenta abría una nueva página de la historia del baloncesto rojiblanco. En el año 1941, reaparece el escudo del Atleti bajo una canasta. En una situación de posguerra, de miseria fruto de la Guerra Civil que había terminado hacía escasamente dos años, el equipo no gozaba de instalaciones propias en las que llevar a cabo sus entrenos. Sin embargo, nada frenó al rebautizado como Atlético Aviación: fue semifinalista en el II Trofeo ‘Gol Diario Deportivo’ en el mes de noviembre. Con el fin de la temporada 1942/43, el equipo descendió a la Segunda Categoría del Campeonato Regional de Castilla, y el baloncesto volvió a disolverse en el club madrileño. Ya eran tres las ocasiones en las que el Atlético de Madrid se despedía del deporte de la canasta.

En 1952, el Atlético de Madrid iniciaba su cuarta etapa en el mundo del baloncesto. En el curso deportivo 1952/53, se celebraban las Bodas de Oro del club de la ribera del Manzanares. Quizás el ambiente festivo dentro de la institución propició una buena temporada para los rojiblancos. Y es que el Atlético fue segundo en el Campeonato Regional de Castilla de Primera Categoría, mientras que en el Campeonato de España llegó hasta semifinales donde fue derrotado de forma apabullante por el Real Madrid. El 12 de abril de 1953, Vistalegre fue testigo del amistoso ante el Fighting´99 —equipo campeón de las Fuerzas Militares de Estados Unidos en Europa—, uno de los numerosos actos organizados por la directiva para conmemorar los 50 años del club. Los norteamericanos se impusieron por un contundente 61-41. Con el objetivo incumplido de acabar con la hegemonía del Real Madrid a final de temporada, el club colchonero se despedía, de nuevo, de una cancha de baloncesto.

Los ochenta fueron años de cambio en el ámbito social, político y económico. Fueron años de democracia, de esperanzas e ilusiones. Y el Atleti guardaba entre sus franjas el anhelo de volver a entrar en una cancha de baloncesto. Fue en el año 1983 cuando el club colchonero volvía a poseer jugadores más altos que sus delanteros —Hugo Sánchez y Rubio por aquel entonces— del Vicente Calderón. El equipo se hizo con la plaza que ocupaba el Fortuna en Primera B, cuajando un curso excepcional. Los rojiblancos fueron terceros en la temporada 1983/84 logrando el ascenso a la Liga ACB. No obstante, la delicada situación económica que atravesaba el club llevó a la desaparición de la sección en junio de 1984. Esta sería la última intentona de Atleti de subsistir en el mundo de la canasta antes de la llegada de su presidente más ilustre.

Atlético de Madrid 2

En 1987 llegó al palco presidencial del Vicente Calderón el empresario soriano Jesús Gil y Gil (1933-2004) —quien años después, en 1991, se convertiría en alcalde de Marbella—. Su ambiciosa forma de ver la vida, tanto en el ámbito político como económico, llevó a Gil a dibujar un megaproyecto rojiblanco que se cimentaría sobre dos bases: el refuerzo del equipo de fútbol y la resurrección de la facción de baloncesto. Esta última se llevaría a cabo en 1989, cuando el Atlético de Madrid compró la plaza del CB Oviedo en la Primera División —lo que a día de hoy catalogaríamos como la categoría de plata—. Los anhelos de un ascenso a la ACB fueron una mera utopía puesto que los colchoneros, faltos de juego e ideas, se vieron relegados a la Segunda División.

Con el calor del verano de 1990 llegó una oportunidad de oro para el Atlético de Madrid y su ambicioso presidente, Jesús Gil. El CB Collado Villalba, un equipo de la zona media de la tabla en la ACB, se encontraba sin patrocinador tras la salida del BBV como principal sponsor. El club, al borde de la desaparición, entabló negociaciones con la directiva del Atlético de Madrid, así como con el consistorio de este bello pueblo de la sierra noroeste de Madrid. Finalmente, se logró un acuerdo histórico: la fusión de ambos clubes y el nacimiento del Atlético de Madrid-Villalba, nuevo equipo ACB para la temporada 1990/91. El equipo de las franjas rojas y blancas volvía así a la máxima categoría del baloncesto nacional.

Para afrontar el curso, Gil puso su punto de mira en dos norteamericanos de gran nivel técnico: Walter Berry y Shelton Jones. El equipo, con Tim Shea a los mandos del timón, cuajó una gran temporada, llegando a los cuartos de final de los play-off, dónde se topó con el que sería el campeón de Liga, el Joventut de Badalona. En competición regular, el Atlético de Madrid-Villalba fue séptimo y se obtuvo plaza europea para la disputa de la Copa Korac. Sin embargo, la tensión entre el alcalde de Villaba y Jesús Gil propició la desaparición, una vez más, del equipo colchonero. En esta ocasión, el baloncesto en el Atlético de Madrid decía adiós para siempre y en su historia se escribía un punto final.

Las franjas rojiblancas se despidieron de por vida de una cancha de baloncesto. Una historia de idas y venidas, de alegrías y sinsabores, de risas y en ocasiones llantos. Y es que la carrera del baloncesto rojiblanco está íntimamente ligada con tradición la colchonera. Ya lo decía Joaquín Sabina. Aguantar, crecer, sentir, soñar, aprender, sufrir, palmar, vencer y vivir. Subir y bajar a las nubes. Eso, amigos, es el Atlético de Madrid.  

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s