Una relación de amor y odio

¿Nunca o habéis planteado porque una marca del calibre y prestigio de Porsche no está presente en la categoría reina de la competición automovilística? La historia de Porsche y la fórmula uno ha sido una auténtica montaña rusa desde que se vinculasen antes de la II Guerra Mundial.  Su fundador, Ferdinand Porsche, nunca acabó de ver el negocio de la F1 reflejado en su propia marca, la filosofía de Porsche ha estado siempre muy marcada, “va más allá de la marca, la calidad siempre es lo primero”. El problema de la marca alemana con la fórmula uno reside en el estereotipo de la importancia que se le da en esta categoría a los neumáticos y a la política. Para ellos lo esencial es el motor y el chasis.

‘La calidad es lo primero, después nos ocuparemos de las cuentas’ (Ferdinand Porsche).

A pesar de todas estas desdichas, Ferdinand fue uno de los responsables del diseño de los monoplazas de Auto Unión, Audi hoy en día. El Auto Unión Tipo A consiguió establecer tres records mundiales en el circuito de AVUS en Berlín por superar los 265 km/h. Sin embargo, pese al éxito y los logros, Ferdinand seguía sin ver relación alguna entre la F1 y su marca.

Porsche

Rondaban los años 50 cuando por fin Porsche decidió debutar en la F1. Los resultados fueron bastante destacables puesto que para ser la primera vez que disputaban en una competición de estas dimensiones llegaron, incluso, a conseguir ganar el GP de Francia de 1962 con una de las figuras más importantes de la historia del automovilismo norteamericano a los mandos, Dan Gurney. No terminaba de cuajar el espíritu embriagador de la fórmula uno en la empresa alemana. El equipo de competición prefería abandonar la categoría reina para invertir su esfuerzo, tiempo y dinero en “Le Mans”.

No obstante esto únicamente significo un ligero hasta luego, ya que, en los años 80 la empresa decidió darle una segunda oportunidad a este espectacular deporte. Sin embargo, en esta ocasión lo harían como proveedor de motores de McLaren. En esta ocasión los hechos se desarrollaron de forma mucho más notable, Niki Lauda y Alain Prost lograron tres títulos consecutivos en el equipo británico que integraba las piezas mecánicas de Porsche. Fueron un total de 25 victorias hasta que llegase su segunda retirada en 1987.

Footworth

El último intento,hasta el momento ya que en los últimos años se ha especulado sobre su regreso, que la empresa germana llevaría a cabo sería en 1991. En esta temporada Porsche suministró motores al equipo Footwork Grand Prix International. La suerte no estuvo tan de su lado en este nuevo periodo, el motor V6 no dio el resultado que se esperaba por lo que la escudería rompió su acuerdo y empezó a montar propulsores Cosworth. Historia agridulce para una de las grandes, míticas e históricas empresas automovilísticas que dejó con las ganas de un enfrentamiento entre los dos gigantes del motor, Ferrari y Porsche.

@Lorena_h94

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s