Alex Zanardi, la grandeza de saber vivir

Una de las mayores historias de superación jamás contadas, la vida de Alex Zanardi precisamente no ha sido un camino de rosas. Sin embargo, su carácter y su positividad hicieron que este piloto italiano siguiese luchando por su vida, sus sueños y por qué el deporte continuase formando parte de él. La vida le impuso más de un obstáculo, del que a pesar de las lesiones, supo salir de una forma u otra, victorioso.

Zanardi es un piloto de automovilismo especializado en monoplazas que fue campeón de CART estadounidense en 1997 y 1998. Desde bien pequeño, ya se le notaba algo diferente, especial. Se convirtió en campeón europeo e italiano de karting durante su adolescencia y, desde entonces, no dejó de cosechar éxitos. A sus espaldas cuelgan un total de 66 carreras disputadas habiendo logrado 15 victorias y 28 podios. Participó en la Fórmula 3 Italiana, quedando séptimo en 1988, en la Copa Europea de Fórmula 3, dónde se hizo con el campeonato tras vencer al gran káiser, y los Grandes Premios de Pau y Macao. En 1991, el italiano ya tenía su lugar en la Fórmula 3000, dejó claro que ese era su sitio, obtuvo dos victorias y seis puestos en diez carreras además de hacerse con el subcampeonato.

Por fin le llegó su turno en la categoría reina, la escudería elegida para su debut sería Jordan. Aunque este no fue el único equipo con el que correría Zanardi. En el 92 fue piloto de pruebas para Benetton e incluso llegó a correr una carrera con Minardi, sin embargo, la escudería definitiva sería Lotus. Obtuvo un punto del campeonato y llegó a estar en la vigésima posición del mismo. Además quedó séptimo y octavo en los Grandes Premios de Mónaco y Donington. La suerte no estuvo de su lado en el Gran Premio de Bélgica, un choque le provocó una conmoción cerebral por la que estuvo alejado del asfalto durante varios meses. Un año después, España fue el lugar elegido para retomar su recta final en la Fórmula 1. Tras llegar a la meta en cinco carreras y acabar sin puntuar puso fin a su trayectoria en la categoría reina.

Alex Zanardi Williams

A pesar de que la Fórmula 1 no fuese lo suyo dejó bien claro que los CART sí. Estos monoplazas le trajeron más de una alegría acompañada de más de una victoria. En el 96 con el equipo Ganassi consiguió ser campeón de los novatos, tres victorias, seis podios y seis poles. En los dos años siguientes se coronaría consecutivamente campeón. Volvió a la Fórmula 1 con Williams a finales de los 90 sin llegar a cosechar ningún punto en la clasificación. El Champ Car World era lo suyo. Tras un año sabático, retomó su carrera de la mano del equipo Mo Nunn. El destino, por desgracia, quiso que este piloto sufriese un tremendísimo accidente durante una carrera en el EuroSpeedway Lausitz, Alemania. Zanardi perdió el control del automóvil tras salir del pit line cuando iba liderando la carrera, un segundo piloto no fue capaz de evitarlo, el choque fue impactante e hizo que el monocasco del italiano se partiese por la mitad. El resultado de este desgraciado suceso fue la amputación de ambas piernas del piloto aunque este por suerte logró sobrevivir.

Su positividad y su forma de enfrentarse a la vida hicieron que siguiese adelante. La entereza de su personalidad se refleja en sus declaraciones: “Soy una persona muy afortunada porque nací con un carácter muy optimista. Siempre veo la botella medio llena, nunca medio vacía. Realmente nunca tuve que recuperarme de mi accidente, al menos mentalmente, porque en cuanto desperté del coma ya estaba mirando hacia adelante“.

JJOO

Y gracias a ver esta botella medio llena ha podido seguir haciendo del deporte su vida, desde este momento aceptó que el motor y el coche de su vida sería a partir de ahora su cuerpo. Aquí empezó su gran historia, ha logrado ser medallista olímpico, en los Juegos Paraolímpicos de Londres 2012 consiguió dos medallas de oro  compitiendo en ciclismo de mano representando a su Italia natal.

Recientemente este maestro de la superación participó en 2014 en el Iroman más duro del mundo, el de Hawai. Acompañado de una bicicleta de mano y una silla de ruedas olímpica consiguió quedar en la decimonovena posición de las 247 personas que formaban el grupo de edad comprendido entre los 45 y los 49 años.

Nunca dejó de lado el mundo del automovilismo, en 2003 tras un periodo de recuperación volvió a montarse un coche de competición modificado con los frenos y el acelerador en el volante para correr en el Campeonato Europeo de Turismos. No le hizo falta demasiado tiempo para volver a obtener nuevos triunfos. Además, el pasado año llegó a disputar la Blancpain Sprint Series a bordo de un BMW Z4 del equipo ROAL.

@Lorena_H94

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s