Mario Gómez, el último torero alemán

Por: Adrián Blanco Noceda

Sucesos como el del 17 de Enero, en el que dos aviones americanos chocaron dentro del espacio aéreo español, dejando caer accidentalmente las cuatro bombas atómicas que transportaban. Tres de ellas, en las aguas de la localidad almeriense de Palomares y que tiempo después, Manuel Fraga Iribarne y su famoso baño las coronaron como una de las más famosas playas del país. La Ley de Prensa e Imprenta impuesta por el propio ministro. La inauguración del actual estadio Vicente Calderón, la emigración en mano de obra que sufría España, o la proclamación de Kurt Georg Kiesinger como canciller en Alemania Occidental, se convirtieron sin ninguna duda en hechos más que significativos de la actualidad hispano-alemana de 1966.

El malestar social y el miedo provocado a escasos kilómetros de la región, provocó que esa emigración tocara muy de cerca la historia del personaje principal de este artículo. En ese mismo año, Pepe Gómez y Torcuata García, dos humildes campesinos de Albuñán (Granada) y su pequeño hijo que tenían en común, decidieron hacer las maletas destino Alemania. Se instalaron en el pueblo de Riedlingen, al sur-oeste del país. Concretamente, dentro del estado de Baden-Würtemberg. El pequeño de la familia, llamado de la misma forma que su padre, creció y desarrolló su vida dentro de la región, donde contrajo matrimonio con una mujer autóctona, Cristel Roth. Relación de la cual, allá por 1985 nació nuestro protagonista: Mario Gómez.

Mario Gómez foto 2

El alemán se formó y debutó en una de las canteras más importantes del país germano. En el año 2003, Mario Gómez jugó su primer partido como profesional de la mano de Felix Magath en el Stuttgart. En la capital de Baden-Württemberg, desayunó, comió y cenó goles hasta crecer y convertirse en uno de los mejores goleadores que ha tenido históricamente la Bundesliga. Cerca de 100 goles y un trofeo liguero –el quinto históricamente para el Stuttgart- en sus primeros años como profesional, hicieron que gran parte del país pusiera sus ojos en el goleador hispano-alemán más famoso del momento. Incluido el Bayern de Múnich, quien por una cifra cercana a los 30 millones de euros, en Mayo de 2009 se hizo con sus servicios y los de Arjen Robben.

Su precio no defraudó. En su primera temporada en el club bávaro consiguió aportar 14 goles en el alzamiento de una Bundesliga y una Copa. Además de ser finalistas en la final de la UEFA Champions League que levantaría el Inter de Milán en el Santiago Bernabéu. Los primeros y únicos títulos de la etapa de Louis Van Gaal como entrenador del Bayern de Múnich. Mario fue mejorando sus registros a medida que iban pasando las temporadas, y el año siguiente, ya sin el neerlandés en el banquillo, se convirtió en el máximo artillero de la competición alemana con 28 goles en 32 partidos.

Pero no fue hasta la temporada siguiente, la 2011/2012, ya con Jupp Heynckes en el banquillo, cuando llegamos a uno de los momentos claves –sino el que más- de la vida futbolística de Mario Gómez. El ariete, continuaba con su exitosa dieta goleadora, que lo había hecho triunfar de joven en el Stuttgart. Tal es así, que salvo los momentos de exposición fotográfica en marcas comerciales de ropa (su otra gran pasión), Mario vivía con el gol pegado entre ceja y ceja. Algo que solo se quitaba ante el estallido de cualquier flash. 41 goles en 52 partidos, hicieron que el hispano-alemán batiese todo tipo de registros en su currículo y esa campaña se convirtiese en su mejor temporada como goleador. La repercusión fue tan grande, que de forma totalmente verídica y reconocida por los familiares más allegados al entorno del futbolista, Mario Gómez rechazó una oferta del Real Madrid. La competencia por un puesto junto a Higuaín y Benzema en el 4-2-3-1 de Mourinho, y su buena aclimatación en el equipo alemán, hicieron que nuestro protagonista decidiese cerrar la puerta al invite blanco.

En un primer momento, su respuesta no pareció del todo negativa. Meses después, el ‘33’ del Bayern consiguió levantar todos los títulos habidos y por haber de una misma temporada: Liga (Bundesliga), Copa (DFB Pokal) y Champions. Un glorioso año en la historia del club alemán, que acabó con la despedida de Heynckes de los banquillos y el posterior fichaje de Pep Guardiola. El cierre a ese punto clave de la trayectoria del hispano-alemán. Las ideas tácticas –del falso 9-, una no muy buena relación con el entrenador catalán y el estado de forma de Mario Mandzukic, acabaron con la marcha del futbolista a Florencia. En una operación cerrada en 20 millones de euros y en una presentación con cerca de 20.000 personas en las grada del Artemio Franchi. Ilusión y buenas sensaciones en uno de los mejores fichajes que se le recuerdan al Calcio de la última década.

¿Qué es lo que le ocurre al actual Mario Gómez?

Pero como todo punto clave en una historia, tiene un antes y un después. Y en esta época de la trayectoria profesional, tristemente entramos en ese después. Pocos meses transcurrieron a su llegada, cuando Mario Gómez cayó gravemente lesionado en un encuentro frente al Cagliari. El futbolista se dañó los ligamentos de la rodilla derecha y estuvo exactamente cinco meses lejos de cualquier terreno de juego. No volvió a disputar un solo minuto del año 2013. Pero el calvario no había hecho más que empezar y en Marzo de 2014, volvió a caer lesionado. Esta vez de la otra rodilla, en un partido frente al Napoli, un mal giro le provocó un esguince de rodilla que le mantuvo en el dique seco hasta el final de una temporada que cerró con 4 goles en 15 partidos disputados. Un registro más que pobre en un delantero de área que no encontró las vitaminas suficientes dentro de su dieta goleadora con los que combatir los dichosos problemas que le afectaban a la articulación. Y lo peor, que lo dejaron sin sitio en la lista de Löw para el Mundial de Brasil del pasado verano. Una decisión que generó mucha polémica, pues con una lesión parecida a la suya, Sami Khedira sí entró entre los convocados para levantar la que días después, sería la cuarta estrella del conjunto germano.

Mario Gomez foto 3

Con todo el verano como plazo de recuperación, Mario Gómez inició la presente campaña desde la titularidad. Incluso parecía que recuperando sensaciones goleadores según los datos estadísticas que había ido dejando durante la pretemporada. Pero esa suerte poco le iba a durar. Puesto que a finales del pasado mes de septiembre, una lesión muscular lo ha mantenido apartado cerca de tres semanas. El delantero volvió, pero está firmando –otra vez- uno de sus peores arranques como profesional. Un solo gol en casi novecientos minutos disputados lo están relegando irremediablemente a un plano secundario (o terciario) en cuanto a goleadores más fiables del panorama en Italia.

Confianza y sensaciones que el bueno de Mario Gómez ha visto como se han desplumado de dentro de él, con tres lesiones y muchos meses sin poder ejercer su profesión favorita. Quizá fue esa puerta que cerró. Quizá fue la llegada de la competencia. Quizá su gran acierto en Alemania le ha dejado –de forma supersticiosa- sin la misma suerte en su nueva etapa en Serie A. O quizá solo fue el destino que ya estaba escrito. Pero las lesiones, numerosas ocasiones erradas, malas posiciones en el remate y sensaciones de un delantero algo gafado, están generando que la paciencia esté a punto de agotarse dentro de unos mismos aficionados que meses antes corearon su nombre y se ilusionaron con la dupla que podría haber formado con el también malogrado Giuseppe Rossi. Situaciones que están golpeando de la peor forma posible la trayectoria de un futbolista alemán, con raíces españolas, que todos los años veranea dentro de nuestras fronteras. Y que pudo ser modelo. Al que su historia y su trabajo bautizaron como “tor-ero” (Tor significa gol en alemán). Y que al nacer, decidió ser criado y educado para hacer unos goles que en su día existieron. Que ayudaran a sacar de la pobreza a una familia emigrante, dedicada a la agricultura y a la industria. Pero que actualmente, como todo proceso histórico, parecen estar encaminados irremediablemente, al recuerdo de lo que un día fueron.

@AdrianBlanco_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s