El templo donostiarra

Muchos de mi generación no tuvimos el placer de conocerlo. Algunos, los aventajados en edad, esos que nacieron antes de la eclosión del verano de 1993, sí pudieron verlo por la televisión. Los donostiarras que vieron la luz ese año quizás cruzaron sus muros, quizás quedaron prendados de su magia. Nombres de la talla de Górriz, Satrustegui, López Ufarte o Larrañaga tuvieron el orgullo de defender la zamarra de la Real Sociedad en un verde con 80 años de Historia y fútbol, mucho fútbol. Hablamos, como bien sabrá a estas alturas de la película, del mítico Estadio de Atocha, la extinta casa de los realistas que se erigió como el fortín donostiarra en la década de los 80. Unos años en los que la Real Sociedad se convirtió en un auténtico gigante futbolístico.

El hogar de la Real Sociedad desde su fundación en 1909, el primigenio campo de Ondarreta, se había quedado obsoleto para las competiciones futbolísticas que se avecinaban. La directiva tuvo claro que el club necesitaba un estadio acorde a sus ambiciones. De orillas del Cantábrico a orillas del Urumea,  los txuri-urdin se trasladaron al barrio de Eguía donde les esperaba Atocha —en euskera, Atotxa—, un velódromo transformado en campo de fútbol. Fue el día 5 de octubre de 1913 cuando Atocha abrió sus puertas, apenas un mes más tarde que San Mamés. Parecía claro que el primer partido a jugar en el verde donostiarra debía ser un derbi vasco. Y así fue. Realistas y leones firmaron un empate a tres en un encuentro que sirvió de homenaje al gran Berraondo. Cabe destacar que el autor del primer gol en Atocha fue el mismo futbolista que el del primer partido de la Catedral: Rafael Moreno, más conocido como Pichichi. ¿Casualidad?

Taquillas Atocha

Con una capacidad de 26.700 espectadores, Atocha era el prototipo idóneo de lo que hoy conocemos por ‘estadio inglés’. El público encimaba a los jugadores, que notaban la presión de grada a un palmo de sus cabezas. Era el fútbol de la época, cuando la afición desde los fondos podía oler la cal y el sudor que se irradiaban desde el terreno de juego. Y si existen unos fondos míticos en nuestra Liga, esos son los de Atocha. En los años 50, el ayuntamiento de Donostia adquirió terrenos en los fondos del estadio y se construyeron las gradas definitivas. El fondo de la zona norte se conocía como La Portería de Frutas —famoso por su cercanía al mercado de las frutas—, mientras que el fondo de la zona sur se llamó Fondo de Mujika —denominado así por la cercanía de la fábrica de muebles Mujika—. Junto a ello, era el lugar en el que se asentaban los miembros de la Peña Mujika, una de las más conocidas de la Real Sociedad por su relación con el mundo político.

Atocha fue en los años 80 un fortín inexpugnable. Prueba de ello fue la consecución de la Liga en las temporadas 1980/1981 y 1981/1982. Dos temporadas, dos Ligas. En unos años en los que las relaciones políticas entre el conjunto de España y el País Vasco eran, cuanto menos, tensas, los txuri-urdin podían presumir de ser el equipo de referencia de la Liga. El partido decisivo de la primera Liga se jugó en el Cantábrico, pero lejos de Euskadi. El Molinón fue testigo del empate a dos de la Real ante los sportinguistas. Un empate que acreditó a los donostiarras como campeones de Liga con 45 puntos.

Fue ya en la temporada 1981/1982 cuando Atocha vivió un momento de ensueño. La dominical jornada del 25 de abril de 1982 amaneció tranquila, con la mirada fija en el derbi vasco que se divisaba en el horizonte. Con las gradas repletas y un ambiente ensordecedor, los realistas comenzaron apretando a un Athletic de Bilbao en un partido en el que se disputaban algo más que la cuarta plaza: se jugaban el orgullo ante el eterno rival. No obstante, el gol para los donostiarras no llegó hasta el minuto 55, cuando Zamora envió un zapatazo al palo contrario de Zubizarreta, que vio como el balón se colaba entre una maraña de piernas. En el 68, con el público de Atocha entregado, López Ufarte cerraba el encuentro con dos majestuosos regates y un tiro cruzado a media altura. La Real Sociedad se convertía así en campeona de Liga por segundo año consecutivo con un total de 47 puntos, tan solo dos más que el todopoderoso Barça.

atocha afición

La vida son etapas. Y a principios de la década de los 90 la etapa de Atocha tocaba a su fin. El equipo se trasladaría a Anoeta, un estadio que ha suscitado más críticas que halagos y que, sin embargo, cumple la normativa UEFA. Show must go on, amigos. El último partido oficial en Atocha fue un Real Sociedad 3-1 Tenerife, con un gol del portugués Océano que cerraba la historia de goleadores del campo donostiarra. Ese día, Alberto Górriz, mítico central de la Real Sociedad decía adiós a su etapa como txuri-urdin, asegurando que: “cuando Toshack me comunicó que ya no iba a continuar, tenía 35 años ya, había llegado mi hora de dejar la Real. Me ofreció la posibilidad de despedirme en el último partido oficial de Atocha o en el primero que se jugara en Anoeta. Me dijo que lo pensara, pero lo contesté al segundo siguiente, porque yo tenía clarísimo que para mí Atocha era mi casa”

Y Atocha cerró sus portones. Los txuri-urdin se marcharon a Anoeta, tierra adentro, alejados del Urumea y del Cantábrico. En el recuerdo de los donostiarras, las lluviosas tardes de fútbol donde el barro era un testigo más de las gestas de aquella Real Sociedad de los años 80. Aquel once que infundía el miedo entre los rivales: Arconada, Górriz, Kortabarría, Celayeta, Olaizola, Perico Alonso, Zamora, Diego Álvarez, Satrústegui, López Ufarte y Uralde. Aquel estadio que se convirtió en el templo donostiarra y que hoy es un añorado recuerdo realista. Agur, Atotxa. Eskerrik asko, Atotxa. 

@Juanjo_93CC

Anuncios

Un comentario en “El templo donostiarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s