Zermatt, la alfombra blanca de los Alpes

Quizás los inocentes sueños de tu infancia proyectaban una Navidad entre montañas nevadas y calles estrechas, alejada del bullicio de la gran ciudad. Una blanca Navidad en la que los pequeños chalets de madera marcaban un diminuto skyline. El lugar que imaginabas cuando eras un niño no es fruto de los centenares de cuentos y novelas infantiles que leíste, no. Es un lugar real y se encuadra a 1620 metros de altura en la zona de los Alpes peninos. ¿Cómo se llama esta postal de ensueño? Su nombre es Zermatt, una pequeña villa de Suiza en donde la nieve siempre es compañera de viaje. Además, esta remota localización tiene un encanto añadido, y es que, posee entre sus cimas una de las mejores estaciones de esquí del mundo. Sin duda, Zermatt es una de las mecas de cualquier esquiador del planeta.

La primera sorpresa con la que nos topamos a nuestra llegada a la región es la imposibilidad de acceder en coche. El cuidado del medio ambiente es algo esencial por estos lares, por lo que se prohíbe el uso de vehículos de motor a combustión. Los coches se deben dejar en Tasch, la localidad anterior, para acceder a nuestro lugar de ensueño por medio de un tren cremallera, que nos remontará a través del gran valle. Una vez en Zermatt, tan solo observaremos por sus calles estrechas coches de caballos y pequeños autobuses eléctricos. Como vemos, los lugareños son conscientes del tesoro natural que les rodea.

Zermatt Portada

Cuando alzamos nuestra vista desde Zermatt, un auténtico coloso natural ejerce la función de vigía y guardián del valle. Hablamos del monte Cervino —también llamado Matterhorn—, la montaña más famosa de los Alpes por su espectacular forma de pirámide. Localizado en la frontera entre Suiza e Italia, sus 4.478 metros de altura constituyen uno de los 38 picos que rodean este bello pueblo suizo. Así, Zermatt se erige como auténtico paraíso del deporte, tanto para los aficionados al esquí como para los incondicionales de la escalada.

Centrándonos en el primero de estos deportes, la estación de esquí de Zermatt no es famosa entre los aficionados al deporte rey del invierno por sus centenares de kilómetros esquiables. Posee más de 250 kilómetros de pistas tradicionales —incluyendo pistas azules, rojas y negras— y otros 100 kilómetros adaptados a otros deportes (accesibles a través de 71 remontes y teleféricos), unos números que distan mucho de otras grandes estaciones de esquí. Si por algo destaca Zermatt, según afirman todos los expertos, es por su entorno mágico. La pequeña localidad suiza busca ser el lugar idóneo para aquellos que buscan esquiar en condiciones prácticamente perfectas.

A pesar de ser una estación de esquí que no se caracteriza por ser un punto de encuentro de la jet-set, no debemos olvidar que Zermatt se encuentra en uno de los países más caros de Europa. El precio del alojamiento se dispara en la temporada invernal —la belleza del entorno hay que pagarla—. No obstante, los precios de los alojamientos descienden de forma proporcional a medida que vamos valle abajo. ¿Cercanía o precios económicos? He ahí la cuestión.

Zermatt Navidad

Con su aroma cálido, la Navidad llega un año más a nuestras vidas. Los pequeños de la casa esperan, llenos de ilusión y sonrisas, la llegada de los Reyes Magos. Y en sus sueños, una postal idílica de un pequeño pueblo nevado, rodeado de portentosas cimas montañosas. Un lugar donde el deporte se vive los 365 días del año. Que nadie le quite la ilusión a esos niños, porque ese lugar que imaginan sus pensamientos, es real. Es Zermatt, la alfombra blanca de los Alpes.

@Juanjo_93CC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s