Talant, el genio kirguís

Hay deportistas que siempre quedarán en la historia de su disciplina. En el caso del balonmano, hubo un jugador diferente surgido de una república soviética. Dujshebaev, uno de esos deportistas únicos e irrepetibles.

En el año 1968 la república soviética de Kirguistán veía nacer al que muchos años después se convertiría en leyenda del balonmano español y mundial. Sus primeros pasos en el balonmano se produjeron a los doce años, cuando quedó prendado por este deporte. Sus primeros pasos como profesional fueron en Moscú, concretamente en el CSKA. Dujshebaev defendería los colores del equipo del ejército ruso durante varios años. En la ciudad moscovita además compaginó sus juegos del CSKA con el servicio militar obligatorio que sufrían todos los jóvenes soviéticos. Este hecho marcó su carácter como jugador, la disciplina, el rigor.  Además se proclamó con este conjunto campeón de la URSS en dos ocasiones (1990 y 1992). Las olimpiadas del año 1992 en Barcelona serían vitales para el devenir de la carrera de Talant: el equipo unificado que englobaba jugadores de diferentes países de antiguas repúblicas soviéticas con el que jugaba logró el oro olímpico.

ww

En ese mismo año se produjo su salto a España, país del que quedaría prendado y acabaría naturalizándose español. Su primera experiencia en este país fue en el Teka Cantabria, equipo con el que lograría varios títulos entre los que se incluyen ligas ASOBAL, copas ASOBAL ,una Copa del Rey de balonmano e incluso una Copa de Europa. Su adaptación fue rápida y buena, en gran medida debido a las buenas condiciones de vida que Talant tenía en España en comparación con la que sufrió el kirguís en Moscú. Su ya citada naturalización provocó que se convirtiese a todos los efectos en un jugador seleccionable por el combinado español de balonmano. Todo un lujo para la selección contar con un jugador que en el año 1994 había sido designado ‘Mejor Jugador del Mundo’.

Tras esta primera etapa en la liga española, comenzó para Dujshebaev un periodo en la Bundesliga alemana de cuatro años sin grandes logros destacables. Una experiencia más, al fin y al cabo, pero que no resultó fructífera. El regreso a España, ese país al que se había adaptado tan brillantemente se planteaba como la opción ideal para continuar con su carrera. Esta vez sería el BM Ciudad Real y sus aficionados quienes tendrían el placer de contar con la estrella kirguís en sus filas. Si Cantabria fue una experiencia brillante, la de Talant en Ciudad Real no se queda atrás. Rápidamente se convirtió en el líder de un equipo que cosecharía multitud de triunfos y éxitos ,entre las que se incluyen varias ligas ASOBAL, copas del Rey, copas ASOBAL, copas de Europa, Mundial de Clubes, o Recopa de Europa. Sin duda marcó una época en un conjunto que pasará a la historia del balonmano.

Los éxitos con la selección española merecen un apartado aparte en la carrera de Talant. Contribuyó de manera inestimable a los éxitos cosechados por una selecición que no había dado muchas glorias hasta entonces. Sus primeras medallas cosechadas con el combinado español se sucedieron en el año 1996: plata en el Campeonato de Europa y bronce en los JJOO del verano de aquel año. Otra plata en el Campeonato europeo de 1998 y dos bronces en el Europeo del 2000 y en en los JJOO de Sidney completan su palmarés con los “Hispanos”. Sin embargo, el mundial se le resistió. Como curiosidad, cabe destacar que a lo largo de su carrera  Talant Dujshebaev jugó para tres selecciones diferentes (Equipo Unificado, Rusia y España).

pp

Su retirada (en 2004 aunque con algún episodio de regreso entre medias en Ciudad Real) dio paso a su carrera como entrenador, que comenzó en el equipo manchego. Como preparador ganó multitud de títulos, tanto a nivel nacional como a nivel internacional. Una exitosa carrera que aún hoy perdura en Polonia, donde dirige actualmente al Kielce, tras ocho años en España, seis en el BM Ciudad Real y dos en el BM Atlético de Madrid, que era la misma escuadra pero trasladada a la capital del Estado español. La saga de los Dujshebaev continúa, pues su hijo Alex destaca en el balonmano profesional y en la selección española.

A pesar de sus grandes facultades para jugar al balonmano, parece difícil que pueda igualar o superar todo lo logrado por su progenitor. Y es que Talant es sin duda uno de los mejores jugadores que ha aparecido  en este deporte. Un jugador diferente, de los que aparecen cada mucho tiempo y quedarán siempre en la historia y para el recuerdo. Un mago del pequeño balón que contribuyó a cambiar el sino del balonmano. Más allá de sus números y estadísticas queda algo más profundo, menos palpable, la esencia de su juego. Único e irrepetible.

@Cristiangm11

Anuncios

Un comentario en “Talant, el genio kirguís

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s