Thierry Sabine, el padre del Rally París-Dakar

Como muchos grandes inventos de la historia de la humanidad, como la penicilina o los rayos-X, surgidos de la casualidad o el error, fruto también de una equivocación nació el rally-raid más duro y exigente del mundo, el Rally París-Dakar. Corría el año 1977 y un intrépido motorista francés, Thierry Sabine, disputaba el Rally Costa de Marfil-Costa Azul. Cuando iba cuarto con su Yamaha XT 500, disputando la etapa Dirku-Madama, se desvió al este más de lo debido. En ese momento solo le inundaba la preocupación de retomar la ruta correcta, ignorando que iba a dar lugar a la prueba más dura e intensa del mundo del motor

thierry desierto

Perdido en el desierto del Teneré, Thierry Sabine luchó por sobrevivir en un paraje árido, duro, que a la vez que intentaba matarlo le iba enamorando. Chupando piedras para poder salivar, buscando el camino de vuelta, luchando contra el desierto y el sol. Así pasó dos días. Puede que como a Moisés se le apareciera Dios en una zarza ardiendo, o en una roca, quién sabe. El caso es que dos días bastaron para dejarle con un pie en la tumba de arena que pudo haber sido aquel desierto. Dos días en solitario, maquina y hombre, moto y motorista, luchando juntos contra los elementos. La suerte y la cruz de piedras que hizo en el suelo le salvaron la vida y tras esos dos angustiosos días, Sabine fue encontrado por los organizadores del rally. La suerte quiso que se perdiera allí, en aquel desierto. También quiso que el calor y el sol no le frieran el cerebro, pudiendo recordar los hermosos parajes por los que había deambulado. Puede que algo tocado por la experiencia su cerebro dejase de funcionar cuerdamente, porque tras contar su experiencia, decidió volver allí, rodeado de más entusiastas del motor y la aventura. Así es como en 1978, el 26 de Diciembre 182 vehículos se dieron cita en París, bajo la atenta mirada de la torre Eiffel, para dar el pistoletazo de salida a una aventura de 10.000 kilómetros por terreno desconocido hasta la capital de Senegal, Dakar. De estos locos, sólo 74 llegaron a la capital senegalesa y fue Cyrul Neveu, en una moto como con la que Thierry se perdió, quién inscribió su nombre por primera vez en la historia del rally más grande y duro del mundo.

Al año siguiente la competición arrancó de manera oficial, había nacido el Rally París-Dakar y su padre, Thierry, contemplaba orgulloso como su hijo comenzaba a dar sus primeros pasos. Pasos llenos de gestas increíbles, de pilotos que con coches modificados en muchas ocasiones por ellos mismos, se liaban el petate, encargaban varios bidones de gasolina y se embarcaban a la aventura del Dakar. El mundo contemplaba maravillado y asustado a los temerarios pilotos que se atrevían a atravesar aquellos lugares donde nunca antes había estado el hombre, mucho menos la máquina.

thierry moto

Pero el hijo aún sin madurar y aprendiendo a correr después de haber superado la etapa de gatear, se tuvo que sobreponer a la pérdida de su querido padre. El 14 de Enero de 1986 Thierry Sabine sobrevolaba en helicóptero una de las etapas de la prueba. La suerte quiso que una tormenta de arena les atrapara. Entonces el piloto siguiendo las luces de un coche que apareció por allí, chocó contra la duna que el vehículo al que seguían subía, una duna de unos 30 metros de altura.El helicóptero quedó destrozado, sus cinco ocupantes muertos y el Rally París-Dakar huérfano. Sus cenizas fueron esparcidas por el desierto del Teneré, para que siempre estuviera allí, en el lugar que nueve años atrás le había perdonado la vida para que pudiera mostrar a otros la aventura de correr allí. Las riendas de la organización las tomaron su padre Gilbert y Patrick Verdoy, permitiendo así que el hijo que dejaba atrás Thierry  creciera hasta ser el hombre que es hoy.

thierry peugeot

La competición siguió año tras año, participando pilotos de todas las clases, aficionados y amantes del motor en general, que atraídos por la magia del continente africano buscaban una aventura en sus vidas o inscribir su nombre en la historia, como han hecho Ari Vatanen, Hubert Auriol, Juha Kankkunen, Stéphane PeterhanselCyril Despres, Nani Roma o Marc Coma. Son sólo nombres, sólo hombres, también alguna que otra mujer, que han seguido el espíritu Dakar que en su día surgió en el corazón de un motorista perdido por el desierto y que lejos de tirar la toalla, plantó cara a la adversidad para hacer de ella su fuente de energía. El Rally París-Dakar es querido y odiado a la vez, el hecho de rodar por el continente más pobre del mundo, África, ha suscitado muchas polémicas. Su peligrosidad, además de ser un atractivo para los pilotos, es su gran enemigo. 23 participantes han perdido sus vidas, más de medio centenar de personas, ya sean espectadores, periodistas o gente de los equipos u organización, incluidos habitantes de las zonas, han corrido la misma suerte. Es un rally peligroso, un rally que se ha visto amenazado, obligando a su cancelación en 2008 por amenazas terroristas. Pero que como el espíritu Dakar marca, ha sabido salir adelante, trasladando la competición al continente suramericano, con nuevos escenarios, peligros y aventuras.

Si su padre pudiera ver en lo que se ha convertido hoy en día su “pequeña criatura”, sin duda sonreiría orgulloso, pues ha crecido en la buena dirección. Los equipos que acuden al Rally Dakar colaboran en programas de ayuda a las regiones por las que pasan, las marcas de automovilismo preparan coches exclusivos para correr allí. Cada año los inscritos crecen, los coches, motos, camiones y quads añaden más kilómetros a la aventura que hace ya 36 años, un impávido motorista francés comenzó. Hoy, en medio del desierto del Teneré, un árbol con una placa con su nombre homenajea a Thierry Sabine, el padre del Rally París-Dakar.

thierry arbol

 @Davidnavallica

Anuncios

2 comentarios en “Thierry Sabine, el padre del Rally París-Dakar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s