Inglaterra, Lusitania y una pantera

Podemos hablar en abundancia del Mundial de Inglaterra de 1966, podemos hacer infinitos comentarios acerca de la polémica creada tras el gol de Geoff Hurst que le dio la victoria al Equipo de la Rosa frente a la República Federal de Alemania en la final, su primera final y único trofeo dorado hasta el día de hoy.

Pero, sin duda, la retina del Dios fútbol guarda tras ella las hazañas de un jugador portugués, al que todo el mundo llamaba la Pantera Negra. La Selección portuguesa no pudo alzarse con el preciado trofeo pero, esta, su estrella, brilló con luz propia en ese Mundial en donde, si este deporte tan amado por todos hiciese justicia, el gran vencedor debería haber sido  él, solamente él.

De Portugal al cielo

EDSNacido en las entrañas de la África negra, su corazón luso le hizo internacional absoluto con el país vecino en donde se hizo único, un mito. La Pantera. Eusebio Da Silva, tercer máximo anotador con Los Lusos con 41 dianas además es parte de los libros dorados del Benfica. Un killer de los de antaño. Una plaza en el Olimpo.

Antes del mundial de Inglaterra 66, Eusebio ya había ayudado a Portugal con sus goles a quedarse cerca de su primer mundial en Chile 62. Pero fue en el mundial inglés en que explotó toda su capacidad y, esta vez sí, lograr la ansiada primera participación mundialista.

Eusebio anotó nueve goles, pero su racha goleadora empezó en el segundo partido ante Bulgaria donde marcó el segundo de la victoria de Portugal por tres tantos a cero. Más tarde llegaría el delirio luso. La sorpresa dentro de la lógica. Eusebio brillaría en el heroico triunfo 3-1 ante el vigente campeón mundial Brasil, con dos tantos de bella factura. Pero fue en cuartos de final y ante Corea del Norte en donde Eusebio se mostró al mundo. Paradójico que sea ante Corea y no frente a la canarinha donde la lupa soberana de lo histórico se pose en él. Y es que el portugués anotó nada mas y nada menos que cuatro tantos contra los asiáticos dentro de un marco contextual de dimensiones brutales si observamos que los coreanos llegaron a ir venciendo por 3-0 a los lusos. Una hazaña de semifinales.

reePero en esta ronda la ‘fuerza del uno’ no valió para hacer tambalear a la anfitriona. Jugar en casa pesa y La Rosa anglosajona detentó el triunfo de la Pantera. Demasiados pétalos, demasiadas espinas para los secuaces de ésta. Pese a todo, Eusebio anotó el tanto que hizo tambalear las Islas pero que finalmente sólo sirvió para maquillar el 2-1 final. Presagio de campeón del mundo.

Sin embargo, la producción goleadora de Eusebio no quedó ahí, en el partido contra la Unión Soviética por el tercer puesto se daría el lujo de anotar un gol más. Sellando su gran campeonato, que aunque no lo pudo redondear con el título sirvió para ser reconocido en todo el mundo. La marca de su zarpa ahora es eterna.

@juancarNavacerr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s