Enfrentados de por vida

Es difícil que paseen por Estados Unidos y no encuentren a nadie que luzca orgulloso una camiseta ancha y de botones. Allí el béisbol no es un deporte más. Es el deporte. La razón por la que juntarse un fin de semana con la familia para comprar un perrito caliente y un refresco, sentarse en una silla de compleja estabilidad y esperar que algún jugador realice un home run directo hacía tu posición para intentar agarrar la pelota entre la maraña de kilos que se abalanzan a un mismo punto para tratar de conseguir esa bola redonda que viste de blanco impoluto.

Boston y Nueva York nunca se han llevado muy bien. La perpendicular postura que ambas tomaron en la revuelta de las colonias que supuso la Guerra de la Independencia americana terminó de acrecentar las diferencias entre las ciudades. Un odio, una disyuntiva que el deporte y el siglo XX terminaron de constituir, tanto en lo social como en lo deportivo. Enemigos encontrados dentro y fuera de la cancha de béisbol.

aaa

Pocos intuirían que cuando en 1895 nació George Herman Ruth en un barrio al suroeste de Baltimore Boston y Nueva York, Red Sox y Yankees, iban a sufrir las consecuencias. Babe Ruth, como se le conocía por la precocidad con la que llegó a jugar en la élite del béisbol, aterrizó en 1916 en los Red Sox. Tras tres años en los que llevó a los medias rojas a alzarse con tres series mundiales, algo que tardaron casi un siglo en repetir hasta que en 2004 volvieron a ganar, Ruth terminó fichando por los Yankees en lo que se considera el peor traspaso de la historia del deporte en Estados Unidos. El fichaje terminó de combustionar una relación de escasa mecha. Red Sox y Yankees se declararon la guerra abiertamente, y aun luchan en las trincheras.

Para más inri, el traspaso de Ruth supuso la época dorada del equipo del Bronx. Incluso el equipo tuvo que mudarse al Yankee Stadium para que toda la gente que quería ver a su nuevo jugador pudiera hacerlo. Los hinchas de los Red Sox no sólo tenían que soportar los logros deportivos de su rival, si no que tenían que ver como Babe, su jugador, era el máximo artífice del crecimiento de los Yankees. No había consuelo que valiese. Ellos mismo habían alimentado las ansias de triunfo de su máximo rival.

Es algo que los ciudadanos sienten, que traspasa las fronteras de lo ético y lo social. Los récords de asistencias de ambos estadios corresponden a partidos entre ellos. El Yankee Stadium y Fenway Park aguardan en silencio antes de cada batalla, expectantes ante lo que se ha convertido en un acontecimiento de índole nacional. No sólo fue Babe Ruth, jugadores como Elston Howard, Roger Clemens, Johnny Damon o Kevin Youkulis más recientemente han vestido ambas elásticas. Y eso maximiza algo que los aficionados no pueden comprender. O se es de los Yankees o se es de los Red Sox. No hay término medio.

mm

En lo meramente deportivo los Yankees dominan. Han ganado veintisiete series finales de cuarenta disputadas. Son el rival a batir. El equipo frente al que más se exige cualquier entidad, no sólo los Red Sox. Los medias rojas  tienen en su palmarés ocho series finales de las doce que han disputado. La última, el año pasado. La más importante, la de 2004 frente a los Cardinals tras apear en la ronda anterior a los Yankees y poner fin a la maldición de Babe Ruth. 

Quien sabe la de capítulos que le quedarán por escribir a este libro que Yankees y Red Sox hace tiempo editan. Lo que sí es seguro es que sus duelos seguirán paralizando a nivel deportivo Estados Unidos. Seguirán paralizando Beantown y el Bronx por muchos años. Por muchas pelotas tintadas de blanco yankee que caigan a manos de aficionados. Es más que un equipo frente a otro. Es una rivalidad entre dos ciudades. Una rivalidad que nunca descansará entre el verde y la arena del campo de béisbol.

@Adrimariscal

Anuncios

Un comentario en “Enfrentados de por vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s