El golazo de Toto a las drogas

“La puta droga me había hecho tanto daño, me había vuelto una persona tan fría, con el sistema nervioso central tan jodido, que llevo once años sin tomar nada y empiezo a despertar ahora. He hablado de esto en conferencias, en sitios, y no sé qué coño me pasa que cada vez que lo recuerdo me acuerdo de mi hija pequeña, me acuerdo de mi exmujer, me acuerdo de mi familia… y se supone que todo esto tenía que estar superado. Son once años ¿eh, tío? Once años currándome la página […] ¿Sabes la mejor prevención que les puedo decir yo a los chavales? Los mejores momentos de mi vida, me los cargué. Sí que he subido a un podio, sí que me he puesto una medalla… ostia pero yo quiero tirar el tiempo atrás Risto, yo quiero volver a vivir eso de forma natural. Yo quiero podérselo contar a mis hijas diciéndoles: ‘mirad lo que consiguió papá’… y siento vergüenza”.

Pedro García 'Toto' 13No es fácil desnudarse emocionalmente ante alguien. Mucho menos, si lo haces delante del foco de una cámara. No obstante, Pedro García Aguado (Madrid, 1968) se puso en las manos del publicista con gafas de sol más famoso de nuestro país y, sentado en un Chester que rezaba ‘no lo volveré a hacer’, sacó a la luz su lado más personal y humano. Y es que, la vida del exwaterpolista es un claro ejemplo de superación y de cómo tumbar a las drogas en el partido de la vida.

Hablar de Toto —como le conocen sus familiares y amigos— es hablar de Mariano García, el entrenador que le cambió la vida. El preparador madrileño planteaba unos entrenamientos de una exigencia física y mental descomunal, impropia de unos niños de 8 años. Sin embargo, aquella disciplina que rozaba lo militar para los chicos de la escuela madrileña de waterpolo, ayudó al pequeño Pedro a luchar contra la adversidad y superar los momentos difíciles. Unos momentos que no tardarían en aparecer en su núcleo familiar.

El difícil divorcio de sus padres cuando Pedro tenía 12 años le acabó sumiendo en el mundo del alcohol. Las necesidades familiares llevaban al pequeño Toto a comer cada día en un bar. Y allí, entre obreros que regaban sus menús diarios con cerveza, Pedro comenzó a desarrollar tolerancia ante una de las drogas más peligrosas para la sociedad. Su cuerpo de infante, aún sin desarrollar, empezó a asimilar la agresión del alcohol.

El alcohol no era la única sustancia que corría por las venas de Pedro García Aguado. La motivación y las ganas de triunfar impregnaban cada resquicio del corazón de Toto. Ante un hogar desolado por el divorcio de sus progenitores, Pedro se propuso ser el mejor de un torneo juvenil que se avecinaba. Para ello, se mudó a casa de Mariano García e hizo un durísimo plan de entrenamiento de seis de la mañana a diez de la noche. Esos entrenos, conmandados por García, lograron el objetivo final: alzarse con los reconocimientos de mejor jugador y máximo goleador. Además, aquel sacrifico tuvo la recompensa más dulce para aquellos jóvenes waterpolistas. Toni Esteller, seleccionador nacional de waterpolo, hizo lo que los aficionados al poker llamarían un all-in. Se la jugó a una manga apostando por la fusión en la Selección de los waterpolistas catalanes, chicos tranquilos y muy técnicos, con los pupilos madrileños de García, aguerridos y muy pícaros. Y la cóctel, amigos, salió de perlas. 

Pedro García España

Y entre tanto, el año 1992 arribó en las vidas de los españoles. La llegada de las Olimpiadas a la Ciudad Condal hizo que Barcelona se engalanase. Y con los Juegos Olímpicos, llegó una nueva norma que afectaba a los deportes de equipo. Si algún deportista daba positivo en algún control antidoping, todo el equipo quedaba expulsado de la competición. Con esta tesitura, Pedro se plantó en el vestuario 15 días antes del inicio del campeonato y ante el equipo confesó que necesitaba ayuda porque cuando él salia de casa “no sabía volver”; y no sabía volver porque mezclaba el alcohol con cocaína. Ante esto, Toto entrenó 15 días con el junior hasta limpiarse por completo y poder disputar la Olimpiada.

Barcelona fue, sin ningún género de dudas, el mejor torneo de Pedro García Aguado con la Selección Española. Para el recuerdo, aquella semifinal contra Estados Unidos en la que Toto marca la friolera de tres goles. Un torneo, también es cierto, con un sabor agridulce por la derrota en la final ante Italia. Cuatro años más tarde, las tornas cambiaron. El oro de la modalidad de waterpolo embarcó en Atlanta y aterrizó en España. Pero Pedro ya no es el jugador de siempre. En palabras suyas “ya no me veo físicamente. Los excesos me van mermando”.

Los Juegos Olímpicos del 2000 serán la última gran cita de Pedro como waterpolista. Un año más tarde, Toto ya no contará para las esferas técnicas de la Selección. A partir de entonces, los veranos de Pedro García Aguado serán francamente duros. La cocaína pasa a ser algo cotidiano de su vida y los excesos de la noche terminan por pasarle factura en el ámbito psicológico y familiar. Pedro necesitaba ayuda y sus padres, aquellos que se separaron y de los que Toto quería huir de niño, sacaron a su hijo del pozo de la adicción.

El costoso centro terapéutico financiado por sus progenitores hizo de Pedro García Aguado una nueva persona. Una persona que, al contrario de otros centenares de casos, no oculta su pasado. ¿Por qué iba a hacerlo? Créanme cuando les digo que no hay mayores maestros que el pasado y el error. Pedro ahora se dedica a intentar educar con su ejemplo a chavales conflictivos. Y es que, ejemplos de superación tan duros y bonitos como estos, ayudan a comprender que la vida es el mayor regalo que tenemos. No la desaprovechéis. Gracias por este golazo a la droga, Toto.

@Juanjo_93CC

Waterpolo Atlanta 96 España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s