El campeón que aún perdura

Una corona de laurel. Un símbolo muy de moda en las prendas o zapatillas de muchas personas alrededor del mundo. Una corona que es el logo de la afamada marca Fred Perry, que toma su nombre de de una de las mayores leyendas de la historia del tenis.

Nacido en Inglaterra, cuna del deporte de la raqueta, a principios del siglo XX, Frederick Perry se convirtió en el dominador del tenis mundial en la década de los 30. El chico que empezó a jugar en las canchas próximas a su casa se convertiría un día en uno de los mejores. Un origen humilde que más tarde le pasaría factura a la hora de poder acceder tanto al All-England Club and the Lawn Tennis Association, máximo organismo del tenis británico. Antes de convertirse en el dominador del tenis mundial, Perry se erigió campeón del mundo de tenis de mesa en el año 1929. Esta disciplina se le daba extraordinariamente bien debido a la gran rapidez que tenía su juego, una de las claves de su éxito. A la par de sus excelentes actuaciones como jugador de ping-pong ya comienza a orientar su vida hacia el tenis.

ww

En la década de 1930, aún siendo un jugador amateur, comenzaría a acumular victorias en los grandes campeonatos del panorama mundial del tenis. El año 1933 iba a ser el primero en el que Perry ganaría su primer torneo grande: el campeonato de Estados Unidos ante una de las figuras del momento, el australiano Jack Crawford, con el que se vería las caras en más finales posteriormente. Se abría entonces un palmarés que no haría más que crecer con el paso del tiempo. La próxima temporada, la de 1934, se convertiría en la más prolífica para el tenista natural de Portwood. En ella lograría ganar el campeonato australiano, Wimbledon y lograría revalidar su corona en Estados Unidos. Al año siguiente, conseguiría imponer su ley también el campeonato francés y se convertía en el primer tenista de la historia que logra la victoria en los considerados mejores torneos del mundo: Australia, Francia, Inglaterra y Estados Unidos. Fred Perry logró el primer Grand Slam que ha visto la historia del tenis. Tras algunos éxitos más, y ya residiendo en América e incluso nacionalizado como ciudadano de aquel país, Perry colgó la raqueta. Unos años más tarde, ya como un ciudadano americano más, participó en la Segunda Guerra Mundial enrrolado en las fuerzas aéreas de las tropas de los Estados Unidos.

Tras el fin de la gran contienda y sin el tenis como gran ocupación, Fred Perry se dedicó a la fabricación y distribución de productos textiles con gran éxito. Una decisión por la que es mundialmente conocido aún en la actualidad, unida a sus éxitos en el mundo de la raqueta. Además de ser uno de los mejores a la hora de jugar, su estilo también destacaba sobre manera por las pistas de todo el mundo. Así, decidió comercializar su propia línea de camisas a las que agregó una corona de laurel, símbolo antiguo del torneo de Wimbledon bajo una marca que llevaba su propio nombre. El simple polo blanco fue evolucionando con diseños en colores y añadidos de rayas en cuello y mangas que proporcionaban más alternativas que el simple polo de color blanco. Una idea la de Perry que triunfó y sus prendas se trasladaron de las pistas de tenis a la sociedad británica primero y a la mundial después hasta la actualidad. Una de las marcas más reconocidas y de gran reputación.

A la edad de 85 años, Fred Perry fallecía en Australia en el año 1995, pero dejó un doble legado a sus espaldas. El deportivo, que en muchos casos es desconocido para aquellos que visten orgullosos las prendas que su marca crea, es el de uno de los mejores tenistas de siempre y que tiene un gran hueco en la historia de este deporte por haber sido el primer hombre en lograr vencer los cuatro grandes torneos del panorama mundial. El de su marca de ropa, quizá más conocido para la inmensa mayoría pero únicamente porque su nombre da marca a la firma, ha estado presente en Inglaterra por muchos años. Además del éxito hoy en día de la marca de la corona de laurel, a lo largo de la segunda mitad del siglo XX multitud de movimientos en las islas británicas han encontrado imagen en las prendas de Fred. Corrientes los skinhead, , los Punks o los Rude Boys se sintieron un día identificados con la marca. Fred Perry, el gran tenista que aún hoy perdura en la sociedad en forma de corona de laurel.

@Cristiangm11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s