Gino Bartali, un héroe en bicicleta

Hay veces que los principios morales y éticos se sobreponen al propio raciocinio y son quienes te llaman para luchar contra aquello considerado como inconcebible o injusto. Lo único que puedes hacer es combatir sea cual sea su precio. Así narra la historia de nuestro protagonista, Gino Bartali, uno de los ciclistas más importantes de la historia del ciclismo italiano que fue capaz, arriesgando su propia vida, de salvar la de 800 personas. La dimensión humana de Gino fue tal que no fue hasta su muerte en el año 2000, debido a las consecuencias que pudo haber tenido la revelación de su secreto, cuando su hazaña fue abierta al mundo. Pero para comprender la relevancia de este deportista y los motivos que le llevaron a hacerse un hueco en la historia debemos conocer y situarnos perfectamente en el contexto en el que se dio tal proeza.

Nos encontramos en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), uno de los escenarios bélicos de mayor importancia y de mayor repercusión de todos los acaecidos en la historia de la humanidad y al que, probablemente, solo se le acerque en cuanto a violencia y destrucción su predecesor: la Gran Guerra. En este evento, desgraciadamente, se dieron decenas de millones de muertes, entre 50 y 60 millones para ser exactos, muertes repartidas principalmente entre soldados y civiles; pero sobretodo dentro estos últimos encontramos un cierto grupo étnico que vivió en sus carnes uno de los sufrimientos más terroríficos que ha podido llegar a producir la raza humana. Sin duda hablamos de los judíos y su dura persecución por los nazis: el Holocausto.

4

Asentados principalmente en Polonia, pero repartidos por prácticamente toda Europa, fueron perseguidos brutalmente por las S.S con el fin de lograr el exterminio de la raza judía. Desgraciadamente se dieron millones de macabras muertes, pero también encontramos unos pocos afortunados que lograron salvarse de este infierno. Gracias a dios y al corazón de ciertos ángeles que los libraron del descenso al Hades, se pudo lograr que el Führer no lograse su excéntrico objetivo. Si Schindler con su lista fue capaz de salvar a unos 1600 judíos, nuestro Schindler particular, Gino Bartali, logró gracias a su privilegiada posición en el mundo del ciclismo librar de una terrorífica muerte en un campo de exterminio a alrededor de 800 judíos.

Pero, ¿quién era Gino Bartali y por qué fue tan importante su hazaña? Pues bien, hasta el estallido de la Guerra ya era conocido como uno de los mejores ciclistas que la Tierra había dado a luz, con un Tour de Francia (1938) y dos Giros de Italia (1936 y 1937) en su palmarés. Además, cabe destacar que por exigencias del régimen tuvo que renunciar al Giro del año 1938 para correr el Tour y terminar ganándolo. Gracias a ello consiguió convertirse en el ojito derecho de Don Benito Mussolini ya que, gracias a sus hazañas deportivas, il duce podría alardear tanto del poder de su país como de la superioridad de la raza aria sobre el resto de razas. Sin embargo, podría decirse que Gino no era precisamente afín a Don Benito y tras ganar el Tour de 1938 rechazó su invitación de para ofrecer su título tanto al dictador como a toda Italia, aun a sabiendas de la ofensa y del riesgo mayúsculo que pudiese conllevar.

2

Esto no fue más que una muestra de sus valores y de su rechazo hacia las Fuerzas del Eje, formada por su país además de la Alemania nazi y Japón. Con la Guerra ya iniciada y siendo consciente de la situación que estaban viviendo los judíos tanto en Italia como en el resto de Europa, se adhirió a una red interreligiosa clandestina cuya misión era una y muy clara: salvar a los judíos que pasaban por Italia antes de ser mandados a los campos de exterminio. No era una empresa sencilla. Pero él tenía una promesa consigo mismo que no iba a incumplir. Por muy difícil que fuese la situación o muchas adversidades que surgiesen. Su misión no era ni mucho menos fácil, y si hubiese que calificarla de algún modo sería de osada y complicada. Por tanto, teniendo en cuenta todos estos factores la pregunta es, ¿cómo pudo ser capaz de lograrlo?

La respuesta es a priori sencilla, pero arriesgada a la hora de la ejecución. Mediante el pretexto de estar realizando entrenamientos para mantener la forma cuando la Guerra hubiese concluido, portaba documentos falsos en el marco de su bicicleta que servían de billete hacia la libertad para algunos afortunados. Se aprovechaba de su popularidad para librarse de cualquier control policial en el que pudiese ser descubierto y con esta estrategia fue salvando y salvando vidas hasta llegar a la friolera de 800 personas. Pero la peculiaridad de esta hazaña no se encuentra en la hazaña en sí, sino en que no fue revelada hasta después de su muerte. Un secreto, o mejor dicho un acto heroico, que Gino Bartali se llevó a la tumba y por el que será recordado por siempre.

La importancia de este hecho reside no solo en lo que puede llegar a simbolizar en sí lo que realizó mediante todo un alarde de coraje y valor, que también. Se debe tener en cuenta que estamos hablando de toda una leyenda en el mundo del ciclismo, y del deporte en general, que llegó a traicionar a su propio país por una cuestión de principios aun a sabiendas de las consecuencias que pudiese conllevar. Afortunadamente no fue así y gracias a ello el recuerdo de Gino estará siempre latente en el corazón de aquellos que pudieron decir: “Gino Bartali me salvó la vida”. Sin ninguna duda fue y ha sido uno de los pocos que puede ser considerado héroe sin tan siquiera haber llegado a luchar en el campo de batalla.

@iggsuker1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s