Más que enemigos

Con cinco campeonatos del mundo de 500 a las espaldas, y una de las batallas más sólidas y apasionantes que se han visto en una parrilla de motociclismo,  podemos estar hablando de uno de los dúos más importantes y frenéticos en la historia, no sólo de este deporte, sino también del mundo del motor. Con ese reparto de títulos de la categoría reina.

El “3+2” más trepidante, quizás pionero en muchos sentidos de este deporte que se ha ganado el reconocimiento de todo nuestro país precisamente por tipos como estos dos. Son Kenny Roberts y Barry Sheene. Hoy en día podemos vislumbrar en el deporte en general esos famosos Clásicos Real Madrid – Barcelona, esos Nadal – Federer que parecen inigualables a ojos de cualquier mortal. Pero el pasado siempre guarda bajo llave duelos que quedan grabados con caligrafía dorada. Y esa no se borra.

¿Qué piloto no se habrá fijado en cualquiera de estos dos fenómenos de las dos ruedas para poder sacarle todo el jugo a su herramienta de trabajo? ¿Acaso el mismísimo Valentino Rossi no ha disfrutado con los duelos de estos dos genios del motor? Toda buen deporte tienes unas bases y todo genio, como el italiano, tiene unos cimientos basados en tipos como éstos.

LKKL

Un pato anda suelto

‘V’ de Victoria. Parece que lleva toda la vida ese gesto entre nosotros y fue en este deporte donde un carismático piloto lo introdujo tanto en Inglaterra como en el Reino Unido. Se puede ser pionero de muchas cosas, también de celebraciones. Él es Barry Sheene, con su número 7 en el carenado de la moto y su Pato Donald siempre serigrafiado en su casco hizo las delicias del público.

Dos campeonatos del mundo de 500 cc, sumados a su campeo en Reino Unido en la categoría de 125 cc a los 20 años y al subcampeonato del mundo en la misma categoría. Todos estos logros le sirvieron para ser el primero de los pilotos en conseguir unos beneficios económicos desorbitados gracias a las carreras.

Pero, no todo han sido buenas caras por parte del duro asfalto para el bueno de Barry. Y es que en Silverstone, escenario de nuestra gran rivalidad, el británico estuvo a punto de perder la vida en un grave accidente. Barry perdió el control de su Yamaha a más de 160 km/h y se estrelló contra las barreras quedando al límite de la vida. Su fuerza y descaro le ayudaron a seguir compitiendo hasta que dos años después, en 1984 su cuerpo dijo basta.

Una estirpe pionera

Considerado para muchos el mejor piloto de la historia, Kenny Roberts no ha necesitado jamás tener el mejor material para vencer. Su talento descarado, ese abrirse paso a base de frenar más tarde que el rival, algo que hoy en día parece de las estrategias más vulgares pese a su efectividad, le hicieron formar un altar en el olimpo de los pilotos. Fue el primer piloto estadiunidense en conseguir el título de 500 cc, hito que logró tres ocasiones de manera consecutiva (1978, 1979 y 1980).

Además, Roberts cuenta en su palmarés con una infinidad de títulos. Es uno de los únicos cuatro pilotos en la historia de la AMA que ha ganado el Grand Slam, ya que tiene títulos nacionales en la milla, la media milla y en pista corta TT. En 1977, sus seis victorias sobre siete en la AMA Fórmula 1 le hicieron alzarse con el título.

Fue el primer piloto en utilizar las rodillas para equilibrar la moto en cada curva además de usar la potencia para hacer girar la rueda trasera a la salida de los giros. De nuevo volvemos a esas referencias que han tenido todos los pilotos de hoy en día. Y para finalizar esta saga, este cúmulo de récords ya insuperables nos encontramos con que su hijo, Kenny Roberts Jr, fue campeón de 500 cc en el año 200, siendo así los primeros y únicos padre e hijo en lograrlo.

KRBSLa cúspide de una lucha de titanes

Corría el año 1980 y Silverstone se puso en pie para prensenciar el duelo. Muchos tendrán en mente aquella carrera en 2005 de Fórmula 1 entre Fernando Alonso y Michael Schumacher en San Marino. Una cosa de niños, si vemos la menra de pilotar de estos dos motociclistas. Esas diferencias que los hacen grandes, esa manera de trazar las curvas tan diferentes pero tan eficaces. Y sobre todo, esa décima de segundo que decide al ganador. Pero esta historia no puede terminar con un “el vencedor fue…”. Siéntense, den al play y disfruten del verdadero motociclismo.

@juancarNavacerr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s