Cuando todo queda en casa

No hay nada como hacer historia, no hay nada como poner tu sello, tus hazañas en los libros más prestigiosos del fútbol mundial. Pero, si esta historia, se escribe con letras de oro, el pastel no puede tener una guinda mejor. Y todo esto, esta dorada caligrafía, la rubricó Francia en su Mundial, frente a su gente, su afición, su país.

La mejor generación del fútbol galo conquistó así el primer mundial de su historia, llevando la copa dorada a las vitrinas de la federación francesa. Todo un hito para el país vecino, que con Zidane, Henry y compañía a la cabeza, vibró al hacerse con el campeonato. Aunque, sin duda, otra de las grandes sorpresas del Mundial fue la tercera posición de una recién estrenada Croacia, que por primera vez desde su separación de Yugoslavia participó en el torneo quedando en una meritoria tercera posición.

Francia apabulla, España fracasa

1320879601_850215_0000000000_sumario_normalEn una fase de grupos en la que la normalidad había sido la tónica de todo el torneo, sólo la selección dirigida por Javier Clemente no pudo pasar de grupos en un cuadro asequible, siendo esta la gran decepción de los primeros días de competición.

Mientras el cuadro galo apabulló en el grupo C quedando primero, con nueve puntos y encajando tan sólo un gol, la selección española vio como Nigeria y Paraguay imposibilitaron el pase a octavos, haciendo inútil la goleada por 6-1 a Bulgaria. Este fracaso es aún mayor si se apuntilla que este Mundial fue el primero en reunir a 32 selecciones nacionales, otorgando por primera vez la posibilidad de jugar unos octavos de final.

Por su parte, la selección croata, con Davor Suker a la cabeza, hacía historia, tal y como se dijo anteriormente, al pasar a la siguiente ronda en su primera participación mundialista en una meritoria segunda posición por detrás de Argentina.

Argentina – Inglaterra, la guinda de octavos

Los octavos de final, al igual que la fase final, no trajeron unas alarmantes sorpresas bajo el brazo. Pero, lo que sí dejó, fue un apasionante Argentina Inglaterra que se saldó con victoria para la albiceleste. La eliminatoria no defraudó a nadie. A los diez minutos, el luminoso ya reflejaba empate a uno gracias a dos penaltis que Batistuta y Shearer se encargaron de transformar. Pero, la verdadera pesadilla de Ayala y compañía en la zaga fue un jovencísimo Michael Owen. El inglés volvió loca a la línea defensiva y a los quince minutos el equipo de la rosa ya iba por delante gracias a un gol suyo.

Ya al final del primer acto, Javier Zanetti puso el empate a dos definitivo, que haría que ambos equipos se jugaran las habichuelas en la tanda de penaltis. El gran héroe albiceleste fue Roa, cancerbero que, en el último de los penaltis, detuvo el lanzamiento de Batty para enloquecer a toda la grada que se había dado cita en el continente europeo.

Brasil, Dinamarca, Holanda, Italia, Francia, Alemania y Croacia solventaron sus choques sin apenas sorpresas, siempre destacando a la selección ajedrezada, batiendo récord y efemérides a cada paso dado.

arg

Croacia sorprende y fulmina a Alemania

Los cuartos de final dejaron históricos enfrentamientos que, a buen seguro, firmaría cualquier amante de este deporte para este Mundial que se acerca en menos de dos semanas. Desde la ya histórica batalla entre Francia e Italia, saldada en la lotería de los penaltis en favor del equipo galo, hasta dos choques que dejaron a Holanda y Brasil en semifinales, tirando en la cuneta de la carrera por el trofeo a Argentina y Dinamarca respectivamente.

Pero, sin duda, la gran eliminatoria enfrentó a Croacia y Alemania. Quizás, junto con la de Brasil Dinamarca, este era el encuentro con un favorito más claro pero, muchas veces esa vitola no sirve más que para generar una espantosa confianza, una conocida arma de doble que, en este caso, decapitó las aspiraciones mundialistas del país germano.

Con Davor Suker a la cabeza y el madridista Jarni de escudero, la selección ajedrezada dio una completa lección de fútbol y humildad tirando por borda cualquier opción centroeuropea. Los tantos de los dos primeros, y el de Vlaovic pusieron el contundente 3-0 que enloqueció a la grada del Stade de Gerland.

Francia y Brasil sudan la gota gorda para meterse en la gran final

Dos partidazos aguardaban en semifinales, dos encuentros igualados, que, tanto Francia como Brasil debieron trabajarse para estar en la gran final. Orgullo ilusión, la historia frente a la leyenda. El futuro es caprichoso, el destino, lo es aún más, y toda la incertidumbre y dificultad de estas semifinales haría un llamativo contraste con lo que más tarde llegaría. Croacia y Holanda se enfrentaron por el tercer y cuarto puesto en donde de nuevo,  y por vez definitiva, la selección croata hizo historia al proclamarse tercera en su primer participación como país independiente.

cr

Todo queda en casa

Lo dicho, toda la incertidumbre, esa bendita incertidumbre del neutral, del puro placer futbolístico que se vislumbró en semifinales, se esfumaría de un plumazo en la gran final. El Parque de los Príncipes de vistió de gala para recibir a la gran favorita y a la aspirante aunque, en una final, y más de esta índole, los favoritismos se aparcan en el parking del estadio.

Para ser francos, el encuentro no tuvo más historia que la que se escribe en una línea argumental más bien simple. Francia, ante su público y con la motivación del primer trofeo dorado, apabulló sin piedad a la Canarinha, endosándole tres tantos que conviertieron en héroes inmortales a Petit y a Zidane. Este último, por partida doble.

Ronaldo, Suker y Owen, destacados

nknkPese al gran papel del brasileño, rápido, habilidoso y goleador, como siempre se ha conocido a este killer del área, no pudo culminar un gran torneo levantado la ansiada Copa del Mundo.

El brasileño anotó cuatro tantos vitales para la clasificación final de la canarinha, llegando a una final en la que ni él ni ninguno de sus compañeros pudieron hacer nada por evitar una autoritaria victoria gala.

Además de O Fenómeno y su nombramiento como mejor jugador del torneo,Davor Suker y sus seis tantos valieron la Bota de Oro mundialista rubricando la individualidad dentro del gran hito en lo colectivo. Fueron los subcampeones morales del campeonato. Otro de los grandes destacados es Michael Owen. El inglés fue nombrado mejor jugador jóven, en un anticipo de lo que más tarde regalaría el delantero del, por entonces, Liverpool FC.

@juancarNavacerr

Once ‘mundial’

1007266_Dream_Team

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s