Al rebufo del apellido

Desde que el mundo del motor surgió muchos han sido los casos de hijos o hermanos que intentan seguir los pasos de sus familiares  a los mandos de un bólido, pero si hay una disciplina con un amplio historial esa es la Fórmula 1.

No hay mayor ejemplo en la vida que un padre o un hermano mayor, sobre todo si el tuyo es campeón del mundo de Fórmula 1, así que por qué no seguir sus pasos. Esto es lo que han debido pensar muchos jóvenes pilotos de F1 que han pasado por las parrillas de salida a lo largo de las últimas décadas. La entrada al circo del motor es más sencilla si tu apellido figura en la lista de campeones del mundo y por supuesto papá será tu mejor aval. Sin embargo llevar en el casco el apellido a algunos puede pesarles mucho, haciendo que no rueden tan rápido como sus progenitores y dejando en evidencia que la velocidad a veces no va en los genes.

Sainz jr

En España parece que habrá que esperar para ver a un Fernando Alonso Jr., pero ya hay otro joven piloto que viene pisando fuerte, nada menos que el hijo del bicampeón del mundo de rallys Carlos Sainz. Su hijo parece haberse decantado por el glamuroso mundo de los monoplazas y es que, Carlos Sainz Jr., compite ahora mismo en la Fórmula Renault 3.5 intentando subir de categoría hasta poder llegar a la F1. Ya ha demostrado que tiene talento ganando la Formula BMW y Formula Renault 2.0 NEC, así que el piloto madrileño no está ahí solo por su apellido. En plena temporada de F1 pudo hacer unos tests con el equipo Red Bull a bordo de un Toro Rosso y después obtuvo la oportunidad de hacerlo en el coche del equipo oficial, donde consiguió unos resultados que gustaron mucho a la escudería austriaca. Fueron muchos los que empezaron a hacerse ilusiones de poder ver la temporada siguiente a Sainz compartiendo parrilla con Alonso, pero aún le queda un largo camino, que sin duda y de seguir así, finalizará en la máxima categoría a los mandos de un Fórmula 1.

Desde el país galo hace entrada en escena sin hacer mucho ruido el hijo de Alain Prost, Nicolas. Aún no tiene un volante a su disposición para correr en la F1 pues es piloto de desarrollo de Lotus.  Actualmente es piloto de la Formula E después de pasar por el equipo Rebellion en el Campeonato Mundial de Resistencia y tiene a sus espaldas un pequeño palmarés. Lo más destacado su cuarto puesto en 2012 en las 24 Horas de Le Mans, dos campeonatos del Trofeo Andros y algunos podios en las Le Mans Series. Esperemos que “El Profesor” esté dándole clases extra a su retoño y podamos ver el apellido Prost de nuevo en la F1.

Alemania ha dado al mayor campeón del mundo de Fórmula 1, Michael Schumacher, pero durante unos años este apellido se repetiría en la parrilla de salida, en cambio en el podio no tanto. Hablamos de su hermano Ralf quién desde 1997 hasta 2007 estuvo presente en la F1 cosechando unos cuantos podios y algunas victorias, todas ellas insignificantes al lado de su hermano mayor. Y es que ir a la sombra del todopoderoso káiser de la Fórmula 1 no es fácil, así que decidió pasar a los campeonatos DTM donde ha tenido menos suerte aun, propiciando su retiro de los circuitos en 2012. Por otro lado tenemos al actual piloto del equipo Mercedes AMG Petronas Nico Rosberg, hijo del campeón del mundo Keke Rosberg, de origen finlandés. Su apellido no ha parecido ser una carga para el piloto alemán, pues dio el salto desde la GP2 donde fue campeón y lleva ya desde el 2006 en la F1 donde ha conseguido varios podios y victorias. Por si alguien tuviera dudas de su talento, esta temporada encabeza el mundial junto a su compañero Hamilton, sin embargo la suerte no ha estado de su parte en las últimas carreras.

En un país como es Gran Bretaña, una de las cunas del automovilismo, también ha habido un caso destacado y es que padre e hijo se proclamaron campeones: Graham Hill obtuvo dos títulos y su hijo Damon Hill uno. Al otro lado del charco también se da el caso contrario a los anteriores, esta vez con los Villeneuve. La familia canadiense vio cómo Gilles perdía la vida en un brutal accidente en la clasificación del Gran Premio de Bélgica en 1982 dejando un legado sin ningún campeonato del mundo de F1 en su palmarés. Sin embargo sus victorias y su pilotaje hicieron de él una leyenda, por lo que el circuito donde se disputa el Gran Premio de Canadá lleva ahora su nombre. A pesar de la trágica pérdida, su hijo Jacques siguió sus pasos, pero con mayor fortuna y pericia, logrando ser campeón del mundo en 1997 y rozando el título el año anterior. Sin duda un ejemplo de como a veces la memoria de un padre perdido puede llevar a un hijo a querer poner su apellido en lo más alto.

NELSINHO

Brasil nos ha dejado grandes campeones, pero sin duda el más legendario ha sido el tricampeón Ayrton Senna, que por desgracia no pudo dejar un hijo que pudiera intentar emularle. Sin embargo en 2010 el apellido Senna volvió a estar en boca de los comentaristas de todo el mundo cuando el sobrino de la leyenda de la Fórmula 1, Bruno, ocupó un asiento en la escudería española Hispania Racing. Pero los lazos de sangre parecían quedar demasiado lejos a pesar de los empeños del piloto brasileño, cuyo mejor resultado en los tres años que estuvo fue un sexto puesto. En 2013 participó en el Campeonato Mundial de Resistencia y este año es uno de los pilotos de la recién creada Formula E. Emerson Fittipaldi dos veces campeón corrió también junto a su hermano Wilson quién pasó sin pena ni gloria por la F1. El hijo de este también estuvo presente en la F1 pero tras tres años sin resultados importantes se fue a otras disciplinas con un cuarto puesto como mejor resultado.

Tres campeonatos sobre las espaldas de Nelson Piquet le bastaron para ayudar a que su vástago Nelsinho llegara en 2008 al equipo Renault. Sin embargo sus resultados no estaban ni de lejos a la altura de los de su padre, por lo que en 2009 finalizó su carrera en la F1 y pasó a la Nascar. Por desgracia Nelsinho Piquet protagonizó uno de los sucesos más escabrosos de la Fórmula 1 cuando durante el Gran Premio de Singapur sufrió un accidente que posteriormente él mismo descubrió que fue provocado debido a las presiones de Flavio Briatore, para realizar una argucia que otorgara la victoria a Fernando Alonso.

Muchos lo han intentado, pocos han triunfado y sin embargo vendrán más detrás de todos estos, salvo que el destino quiera bendecir a los actuales campeones de la parrilla con niñas más afines a otros menesteres que al circo del motor. Quién sabe si dentro de veinte o treinta años tenemos a manos de un monoplaza a un Fernando Alonso Jr. o un mini “Iceman”.

@Davidnavallica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s